Ante las fuerzas naturales hasta el roble se doblega

En pocas horas Nicaragua ha sido estremecida por 3 terremotos fuertes de magnitudes 6,2 , 6,6 y 6,7.

El epicentro del terremoto del jueves por la tarde fue cerca de Managua, pero no en la capital. Ayer se dieron dos terremotos al sur de Managua y otra vez, fuera de la frágil capital. En 1972 un terremeto de 6,2 destruyó el centro de Managua.

He estado pendiente de las noticias casi de forma real por Internet. Los medios de difusión nacionales siguen de forma continua los temblores. Hasta esta mañana el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, INETER raportaba 125 temblores.

También en Finlandia muchos sigen las noticias y se asombran de la información ofrecida por el diario Helsingin Sanomat, según la cual a la población nicaragüense no se le ha comunicado de forma inmediata sobre los daños. La noticia es de Reuter. Es imposible para todo medio de comunicación prevenir el próximo lugar de epicentro.

He visto varias fotos de los daños causados y de todas las fotos la que más me ha conmovido es una del diario La Prensa en la que una mujer consuela a su marido enmedio de su propiedad destruida. En Nicaragua, si alguien queda al cuidado de su casa y de su familia, es la mujer. En este caso la pareja está junta y es la mujer valiente la que mantiene la frente en alto. Díganlo ustedes, cuántas mujeres hay en este mundo que se arman los pantalones.

Al igual que en otros países, también en Nicaragua dicen que el hombre nunca llora y que si llora es en casos extremos, cuando todo anda muy mal. Claro que también el hombre, en cualquier lado, puede y debe llorar. No es una máquina sino un ser de carne y hueso con un gran corazón. Esa foto de La Prensa nos hace recordar el gran mensaje que el padre en la iglesia católica nos hace repetir al momento de casarnos: “prometo serte fiel en lo própero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad y amarte y respetarte todos los días de tu viada”. Entiendo y me duele el dolor de esa pareja y su amor me hace llorar.

También ya he visto fotos de camionetas con bolsas llenas de ayuda para las zonas afectadas. Deseamos que el gobierno hoy atienda a estas familia. En Finlandia hay un dicho popular que dice que “la mejor de las ayudas es la propia”.

Fuerzas y amor, Nicaragua.
Escribí en finlandés al respecto en : Löytöretki

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s