Entrevista en la revista Suomen kuvalehti

Hace unos días la revista finlandesa Suomen kuvalehti publicó una entrevista de tres personas que han cambiado de partido político y, a la vez, hacían un enfoque sobre la situación política del país y de los partidos políticos.

En abril Finlandia irá a elecciones parlamentarias. En las elecciones parlamentarias pasadas, yo era una de las candidatas por el partido Los Verdes. Antes de colaborar con Los Verdes, había colaborado con el Partido Socialdemócrata. Por discrepancias con el enfoque del Partido Socialdemócrata con relación a los inmigrantes, salí de sus filas y me integré a Los Verdes. También he colaborado con la Alianza de Izquierda. Ya hace más de un año que no pertenezco a ningún partido político.

Cuando el periodista me llamó le dije eso, que no pertenezco a ningún partido, y me dijo que no importaba. Le pregunté que por qué quería entrevistarme y me dijo que había leido mis diarios. Llevo ya unos cinco años escribiendo un diario sobre temas políticos y otro sobre temas culturales en finlandés en el diario Uusi Suomi.

El periodista quería saber las causas por las que había cambiado de partido. Parto del principio indiscutible de que la persona debe ser fiel, ante todo, a sus propias ideas y principios. Nadie debería quedarse parado sin hacer ni decir nada al estar en desacuerdo con su partido político. Es decir que no se debe solamente velar por los intereses de su partido e intereses personales para ganar poder en el partido y en general. Abogo por un pensamiento independiente y sano. En Finlandia hay muchas personas que piensan de una forma muy independiente.

Además, atrás han quedado los tiempos en los que se pensaba que el individio debía pertenecer o votar por el mismo partido político de sus abuelos. En Finlandia, en algunos partidos políticos tradicionales ha existido ese tipo de pensamiento hereditario que tiene poco que ver con la libertad del individuo de elegir según sus propias ideas.

Hoy, existen nuevos partidos políticos cuya existencia no sería posible sin esas personas que han salido de otro partido político. Este es el caso de los Verdaderos Finlandeses (Perussuomalaiset). A pesar de esa realidad, muchos tildan a los que cambian de partido político de desertores. Desertor es, según su significado, aquel o aquella persona que ha abandonado un deber, un grupo o la defensa de una causa. El que no abandona sus ideales y sus principios no puede ser desertor.

En Finlandia, siempre después de las elecciones, los partidos políticos deben colaborar para formar el nuevo gobierno (hasta hace unos meses el gobierno de Finlandia era formado por seis partidos políticos). Esa colaboración obliga a los partidos políticos a abandonar ideales, principios y promesas planteadas en la campaña electoral. Si hay desertores en Finlandia, esos desertores son los mismos partidos políticos y no las personas individuales.

En esa entrevista no tenía sentido volver a las causas por las que cambié de partido pues el tiempo pasa y lo mejor es ver hacia el futuro. Lo único que puedo decir es que quería ver como los diferentes partidos políticos trabajaban. Lamentablemente, esa experiencia recogida de los partidos políticos, en Finlandia no parece ser valorada. Si algún día me voy a vivir a otro país, llevo conmigo una mochila cargada de ideas y experiencias vividas en el ámbito político y en la manera de hacer democracia en Finlandia. Me siento muy agradecida con los partidos políticos que me permitieron trabajar en sus filas.

En los partidos políticos y en la opinión publica, aquí en Finlandia y en cualquier otra parte del mundo, raras veces se piensa en el gran reto que significa para los padres de familia, en edad laboral, equilibrar el trabajo, la familia y la actividad política. En mi caso, trabajo por las tardes y las reuniones de los partidos y de incidencia política suelen ser por las tardes. Es decir que para que yo pueda participar en las actividades políticas y de incidencia política, debo dejar mi querido trabajo. Eso significa, en la práctica, pérdida económica pues pocas personas se ganan el pan de cada día en la política.

La poca participación de los padres de familia en el proceso de decisiones municipales y nacionles conlleva al tipo de decisiones que se hacen con relación, por ejemplo, a los jóvenes y escolares. Muchas municipalidades hacen recortes precisamente en los servicios destinados a los menores y eso pasa porque los menores no tienen suficientes voces que les defiendan. El proceso de decisión municipal y nacional en Finlandia es abierto. He sido miembro del Concejo Municipal de Nurmijärvi.

En Finlandia, por dicha, uno puede participar activamente en la sociedad fuera de los partidos políticos. Las organizaciones no gubernamentales y las asociaciones de vecinos son buenos ejemplos. En mi pueblo, Ikkala, hay una asociación de vecinos muy activa y ellos me han acogido con los brazos abiertos. Agradezco a la gente de Ikkala por la hospitalidad.

Suomen kuvalehti (SK) es una revista finlandesa que aparece todos los viernes. Tiene una tirada de 80 000 y en ella se escriben artículos amplios sobre temas actuales. Tiene apróximadamente unos 400 000 lectores.

AnaSL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s