Suecia, Finlandia y el endurecimiento de las opiniones sobre los solicitantes de asilo en la vida cotidiana

Suecia anunció ayer una solicitud a la Unión Europea para que realice una distribución de los refugiados que han llegado a Suecia. El principal argumento de los dirigentes suecos es que un país con sólo 10 millones de habitantes, no puede hacer frente solo a la gran demanda de ayuda humanitaria necesitada por los 180 000 solicitantes de asilo que han pasado sus fronteras.

Suecia tendría ya 200 000 solicitantes de asilo si los 20 000 solicitantes de asilo que han llegado a Finlandia a través de la frontera septentrional con Suecia, se hubieran quedado en territorio sueco.

Tanto en Suecia como en Finlandia, en tiempos de cirisis, se le da mucha importancia a las cifras económicas. Según estadísticas, por ejemplo Finlandia, gasta cada día un millón de euros en el mantenimiento de los 20 000 soliciantes de asilo que han sido alojados en diferentes edificios estatales y privados.

La población está dividida en sus opiniones referente a la llegada y acogida masiva de refugiados y solicitantes de asilo.

Según los resultados de una encuesta publicados por el diario Helsingin Sanomat hace una semana, en los últimos meses las opiniones con relación a la inmigración han endurecido en Finlandia. Casi un 70% de los participantes en la encuesta opina que la línea de Finlandia debería ser más dura al darle el sí a las solicitudes de asilo.

Además, la mayoría de los encuestados opina que al comienzo, los que han recibido asilo deberían tener una seguridad social más baja que los ciudadanos nacidos en Finlandia. Esta opinión es curiosa porque está en contra de lo que dice la Constitución de Finlandia sobre, por ejemplo, la seguridad básica de las personas. La Constitución no hace distinción de las personas según su lugar de nacimiento.

Este endurecimiento de puntos de vista tiene, a veces, consecuencias tristes. Ayer miraba con mucha consternación un video realizado por una congolesa que estudia y trabaja en Finlandia. Según los diarios que han publicado el video, la congolesa iba a una biblioteca a estudiar y en la calle se topó con una finlandesa que le comenzó a gritar atrocidades en su cara. A la gritona no le importó ver que la congolesa cámara en mano grababa el video. (Hacer clic para ir a la noticia donde aparece el video. La gritona habla en inglés)

Entre las cosas que la congolesa tuvo que escuchar fue que no valía nada porque en los ojos de la gritona, ella no era persona y que no era bienvenida a Finlandia porque era africana y negra. La congolesa dice en las entrevistas que la gritona no la conoce a ella y todo lo que hace en su vida y que por eso esa experiencia no la atormenta.

Ese triste episodio me hizo recordar uno  que vivimos con mi hija en una biblioteca. Mi hija estudiaba hace más de un año para sus exámenes de bachillerato y cuando estábamos prestando unos libros, otra clienta vino a decirme furiosa que la calidad de los servicios en Finlandia disminuían porque el estado debía gastar dinero en el estudio de los hijos de los extranjeros. Llevo ya muchísimos años viviendo y trabajando en Finlandia y, por tanto, pagando mis debidos impuestos. Participo, pues, en el funcionamiento de la sociedad de bienestar. Eso se lo dije a esa señora y agregando que como yo también muchos inmigrantes hacían eso. La mujer me dijo que no era nada personal.

Lo irónico es que todos mis hijos han nacido en Finlandia y claro que no ha sido obra y gracia del espíritu santo. 🙂 El padre de mis hijos es finlandés. Además, mis hijas salieron en sus exámenes con excelentes calificaciones y hoy ambas muchachas estudian en la universidad. De seguro que ellas devolverán y duplicarán esos euros que el estado de Finlandia ha invertido en ellas. Además dejo claro que el valor de las personas no se mide por la cantidad de dinero que consumen o que aportan a la sociedad. Hay otros valores humanos más importantes como es el derecho a la misma vida y a vivir una vida tranquila.

Ese mismo derecho a la vida tenían las víctimas que murieron la semana pasada en una escuela de Suecia. Según la policía sueca, el hombre enmascarado y que con espada en mano, mató a un profesor y a un alumno de una escuela a la que asistían muchos inmigrantes tenía ideas ultraderechistas y admiraba a Hitler y las ideas nazis.

Entiedo perfectamente que hay gente decepcionada, con problemas, y que necesitan tener a alguien o a un grupo social al que culpar por todos sus males. Hace unos meses se culpaba a Grecia por todos los problemas de Finlandia. Hoy se culpa al que parece solicitante de asilo. Nadie en la calle te pregunta por qué estás aquí o cuál es el motivo de tu estancia en estas tierras y lo que haces por esta tierra. Las consecuencias del endurecimiento de opiniones, del discurso confrontativo de los políticos populistas y que están en contra de la migración, las sufrimos por igual  aunque aportemos sudor y lágrimas a la sociedad.

Del entendimiento a la aceptación hay un gran trecho. Todas las personas tienen derecho a andar libremente sin tener que someterse a agravios de ningún tipo, físicos o morales. Además, Finlandia y Suecia necesitan, especialmente, gente con educación universitaria y la actitud negativa hacia el que llega no aporta insentivos para el que piensa mudarse de su tierra y buscar un país donde trabajar con tranquilidad.

Es duro vivir el racismo y la marginación en carne propia. No se lo deseo a nadie. Ese tipo de personas sin escrúpulos y maleducada son una minoría. Una minoría que no representa el progreso. Hay un gran grupo de finlandeses y suecos que merecen ser mencionados y no solamente eso sino también admirados. Estos finlandeses y suecos trabajan como voluntarios con los refugiados, te miran a los ojos y te hablan como a un vecino, a un amigo con una sencilla sonrisa. Esa gente de gran corazón no grita en las calles ni hace número de lo que son. Por ellos vale la pena estar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s