Conversación con una ex-brigadista finlandesa

A veces, por muy buen motivo, ir de compras no es nada rápido.

Fui a un supermercado y cuando estaba colocando las compras en la cinta para pagar, una mujer que iba delante de mí se vuelve y me pregunta sonriente que ¿cómo le va a Nicaragua ahora y si Daniel Ortega está en el poder?

Sonriendo le pregunto que ¿cómo sabe que soy de Nicaragua? Responde que ha leido mis entrevistas en los periódicos y que, de vez en cuando, lee mi diario en finés.

Me dice que ella ha estado en Nicaragua tres veces, allá por los años 80 y 90, y que sabía bastante de la Nicaragua de esa época. Para entonces, la Asociación de Amistad Finlandia-Nicaragua organizaba viajes para brigadista que iban al norte de Nicaragua a cortar café, especialmente a Matagalpa.

Nicaragua ocupa un lugar especial en el corazón de esta finlandesa, como en el corazón de muchos finlandeses que han estado en Nicaragua. Las noticias sobre el gobierno de Ortega preocupan a esta mujer. Y no podría ser de otro modo al tener en cuenta que las noticias sobre Nicaragua en los medios de difusión finlandeses suelen ser, en su mayoría, negativas. No hay cambios en el enfoque de la información, a pesar del paso del tiempo y de los cambios.

Le cuento a la ex-brigadista que la popularidad de Ortega ha crecido en los últimos meses y que no encuentro otra explicación más acertada que los esfuerzos del gobierno en realizar proyectos sociales. Claro que hay quines afirman que las encuestas de opinión han sido compradas o manipuladas. Además en la Nicaragua de hoy la educación y los servicios de salud son gratuitos para todos los ciudadanos. Desde el año 1990 hasta el año 2004, en Nicaragua existieron tres gobernantes liberales:  Violeta Barrios de Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños. Arnoldo Alemán es tristemente conocido por la corrupción durante su gobierno. Durante la época liberal, no todos los niños podían ir a la escuela.

Le conté también que según mensajes que he recibido de Nicaragua, la Nicaragua de hoy es un país con futuro y de gente trabajadora. Muchos nicaragüenses son ahora emprendedores y también el turismo se ha desarrollado.

Al igual que en Finlandia, uno de los problemas de Nicaragua es la desigualdad de sus ciudadanos. En Nicaragua siempre ha sido así y nunca debió y debería serlo. En Nicaragua siguen existiendo pobres, como cuando esta ex-brigadista estuvo en Nicaragua.

Hablamos también sobre el cambo de dirección en la política practicada por Ortega. El izquierdismo del gobierno de Ortega debe ser observado con flexibilidad y no con un pensamiento dogmático sino pragmático. En Nicaragua existe el liberalismo y parece ser que todas las iniciativas que conlleven al desarrollo económico del país son y serán bienvenidas. El conocido periodista nicaragüense, Carlos Fernando Chamorro, describía en una entrevista de televisión al gobierno de Ortega no como una dictadura sino como un híbrido.

Y Managua, ¿ha sido remodelada? En los años 80, cuando esta ex-brigadista fue a Nicaragua, eran percibibles las huellas de la guerra y del terremoto. Le respondí que Managua ha cambiado mucho. Rascacielos no existen porque Managua es propensa a temblores y terremotos pero que sí han construido edificios modernos, carreteras, parques, etcétera. También en los pueblos pequeños se ve el progreso. Muchas calles y tramos de carretera han sido modernizados..

El sol brillaba en nuestros rostros por muchas causas y llegó el momento de despedirnos y volver a casa. Ahora sé que tengo una nueva amiga más en Finlandia. Sería muy bueno tener un encuentro con todos los finlandeses y finlandesa que un día fueron a cortar café a Nicaragua. Serán como mil, según mis cálculos. Por otro lado, tengo que decir que es muy agradable cuando una persona viene a saludarme o solamente me sonríe.

Tulivuori

Cráter principal del Volcán Masaya.

______

Pienso en ese gran grupo de solicitantes de asilo que acaba de llegar a Finlandia (unos 20 000). Creo que ellos también necesitan a alguien con quién hablar y que les aconseje e instruya en la sociedad que acaban de conocer. Si los y las que acaban de llegar a Finlandia se integran a la sociedad, todos los que vivimos en Finlandia saldremos ganando. La soledad puede ser un obstáculo para el aprendizaje de la lengua, la obtensión de un puesto de trabajo y la misma integración.

En finés en el diario virtual Uusi Suomi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s