Luces de paz

El sábado, me desperté y abrí la tele para leer, como de costumbre, las noticias. Me desperté en una pesadilla tan real como la realidad misma: las noticias sobre los atentados de París.

Los profesionales de los medios de difusión son conscientes de que lo que acontece cerca nos conmueve más que aquello que sucede lejos. No es lo mismo que entre las víctimas de una catástrofe exista un familiar o un deconocido.

Los ataques terroristas en París se siente en Finalndia muy de cerca. Como los palestinos siente muy de cerca lo que pasa con su gente en Israel o los guatemaltecos se conmueven de las masacres ocurridas en México. Están ellos allí, cerca, y eso de que “yo y los míos pueden ser la próxima víctima” conmueve y preocupa. Explico esto porque ahora muchos afirman que la solidaridad es selectiva y que los medios de difusión son los culpables de que así sea. Me parece que no es el momento adecuado de buscar culpables y crear muros entre los que aún son solidarios. Los medios de difusión publican lo que queremos leer, oir y ver, aunque claro que siempre se puede mejorar la diversidad noticiosa. Además, la audiencia debería leer, oir y ver de manera crítica y decidir libremente su objetivo de solidaridad. Una cara en Facebook con los colores de la bandera de Francia es uso de la libertad de palabra y no un mero acto de marginación o desprecio de otras víctimas, como algunos afirman. El que llores por tu familiar muerto no significa que te importe un comino la muerte de tu vecino o de aquella persona con la que no tuviste nunca nada que ver.

Durante el fin de semana he escrito dos artículos en finés y he recibido muchos comentarios sobre los atentados en París. De forma general, puedo decir que en Finlandia se está muy consciente del peligro global del terrorismo. La solidaridad con el pueblo francés y todos los pueblos que sufren las secuelas del terrorismo, es latente.

kynttilät

Ayer domingo, en Helsinki, representantes de las diferentes religiones existentes en el país, también musulmanes, marcharon en el centro de la capital por la paz y en contra del terrorismo. También, ayer domingo, muchos finlandeses encendieron velas en honor de las víctimas del terrorismo.

A mí, de vez en cuando, se me pasa la mano y hoy hice este corazón de luces en el balcón de mi casa.

Corazón

Como todos los noviembres, mi vecino ha puesto su conejito de luces. Yo le decía a mis hijos que es el conejito de la paz porque en Finlandia vivimos en paz.

Conejito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s