Más látigo para los desempleados

En febrero pasado (hace dos meses) la tasa de desempleo andaba en el 9,4% (porciento). La tasa de desempleo masculina era del 10,4 % y la femenina del 8,4 %.

Hace exactamente un año, el nuevo gobierno de Finlandia comenzó sus funciones y una de las metas del gobierno es reducir el desempleo. Hace dos días, el Ministro del Trabajo, Jari Lindström (Verdaderos Finlandeses)  dio a conocer una serie de propuestas cuyo objetivo es “motivar o incentivar” a los desempleados a integrarse a la vida laboral. Escribo motivar  e incentivar entre comillas porque las propuestas son una serie de medidas que, en opinión de especialistas, debilitan los derechos de la fuerza laboral en desempleo.

Algunas de las propuestas son las siguientes:

  1. En lo sucesivo, los desempleados no podrán negarse a aceptar un trabajo, aunque el salario sea menor que la cuota de seguro por desempleo.
  2. Si el desempleado se niega a aceptar el puesto de trabajo ofrecido, el período de carencia ( que ahora es de 60 días y que significa que durante ese período el desempleado no tiene derecho a ningún subsidio) se prolongará a 90 días. Además se obligará a los desempleados a aceptar también trabajos para los que no ha estudiado o se ha capacitado.
  3. Otra de las medidas propuestas es que los desempleados deberán participar periódicamente en todos los servicios que se les ofrezca, auque esos servicios no aparezcan en el plan de empleo que se le hace a cada desempleado. Es decir, que si al trabajador o a la trabajadora de la oficina de empleo se le ocurre que el desempleado tiene que participar hasta en los más inútiles cursos, teniendo en cuenta el nivel educacional y experiencia laboral del desempleado, el desempleado no podrá negarse.
  4. Al mismo tiempo disminuirá el dinero destinado al tercer sector para ofrecer empleos.

En pocas palabras, según las medidas propuestas, se teme que aumentará el control de los desempleados y la arbitrariedad de los funcionarios de las oficinas de empleo.

En la revista Suomen Kuvalehti escriben que en el texto publicado por el ministro del trabajo se acepta abiertamente que “se considera que la influecia de los cambios propuestos no es considerable” La gran pregunta es que por qué entonces se toman medidas que no llevan a lo positivo.

Claro que la protesta de la oposición y de algunos sindicatos no se ha hecho esperar. Una de las críticas se centra en que las propuestas planteadas no crean puestos de trabajo y sin puestos de trabajo es imposible integrar a los desempleados al mundo laboral. EL látigo somete, no incentiva.

El látigo

Foto de Wikipedia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s