La mejor promesa para el año 2018

Ya faltan unas horas para que termine este año impar. Me gustan los años pares y quizá por eso la espera del año 2018 es hoy muy alentadora.

El año 2017 ha sido bueno en el plano personal, pero hay que tener en cuenta que no vivimos aislados siendo el centro de todo sino que convivimos en un mundo global. Una decisión personal aunque nos parezca insignificante puede tener gran importancia a nivel nacional y mundial. Por ejemplo, todos los que votaron por Donald Trump en Estados Unidos, nos han “regalado” un planeta más dividido y hasta injusto y negativo. Los simpatizantes del señor Trump no estarán de acuerdo conmigo.

Un dicho dice que no hay mal que por bien no venga y quizá esa polarización, ese pensamiento marginante y ese trato despectivo hacia ciertos grupos de personas, han unido a grandes masas en la lucha contra las injusticias palpantes. Así hemos visto como la lucha por el cambio climático ha retomado fuerza; las mujeres y hombres con valor se han sumado a la campaña en contra del acoso sexual, etc.

Los políticos son muy responsables de lo que pasa lejos y cerca. El problema catalán no se habría agudizado sin posiciones mezquinas de los grupos y dirigentes políticos.

El problema de los refugiados en Europa no sería un problema tan grave si no fuera por las posiciones egoistas y demagogas de los políticos. La memoria histórica de las naciones y especialmente de los políticos es cortísima. Los años de paz vividos, en parte, gracias al proyecto de la Unión Europea ha sido dañino para la memoria histórica. En los años de paz, muchos han olvidado las necesidades que los europeos vivieron en los años de guerra.

De norte a sur, al refugiado y al solicitante de asilo se le ve solamente como un gasto económico o como un saco repleto nada más de problemas. El chivo expiatorio ya no son solamente los judíos, a los que se sigue odiando, sino también los solicitantes de asilo, los refugiados, todos los inmigrantes cuyo aspecto se diferencia del “europeo”. Así el auge de la ultraderecha y el discurso comprensivo o el silencio de los dirigentes políticos deja mucho que desear. En ese sentido Europa ha retrocedido.

La dureza ideológica no se ensaña solamente con el que viene de fuera sino también con los que menos recursos tienen. Así a las puertas del 2018, el gorbierno finlandés, con aprobación de la mayoría parlamentaria, pondrá en vigor medidas que dificultan la vida de los desempleados. La dureza de las obligaciones, sin que el desempleado tenga la posibilidad de influir en el destino de su vida laboral, es una injusticia. La negigencia, la responsabilidad del empleador es traspasada al desempleado con la amenaza de perder la prestación de desempleo. El liberalismo sigue su paso a punta de patadas y codazos para los marginados.

El 2017 no es un año solamente negativo porque como ya decía al comienzo de este texto, la polarización ha influido en un movimiento social en contra de la injusticia. Las redes sociales han acercado a las personas con ideales similares. Se respira cierto descontento que de no ser percibido por las clases en el poder, podrá tener graves consecuencias. No es una amenaza sino un cruda realidad, una cruda realidad europea.

Ante este escenario, creo que aunque nos vaya bien, tenemos que tenderle la mano al que sufre en el fango de la injusticia y no empujarlo con el pie para que se hunda más.

En vez de deseos para el año 2018, muy a la finlandesa, podríamos hacer buenas promesas y cumplirlas. La lucha sin egoismo en contra de las injusticias es una muy buena promesa.

Café

Finlandia es el país que más consume café per cápita al año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s