Putin, Trump y Ortega

El lunes 16 de julio de 2018, los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Valdimir Putin y Donald Trump, sostendrán una reunión en Helsinki. Se ha dado a conocer que ambos presidentes conversarán a solas durante unas horas y luego conversarán con el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö.

A los presidentes les acompañan los ministros de relaciones Exteriores de ambos países, Sergei Lavrov y Mike Pompeo quienes conversarán de los mismos temas de conversación de los presidentes: el armamento nuclear, la situación de Siria y Ucrania, etc. Sgún ha anunciado la Casa Blanca, el objetivo de este encuentro de mandatarios, es reducir las tensiones entre ambos países.

Hoy domingo y mañana lunes hay una seríe de manifestaciones en Helsinki organizadas por diferentes representantes de la sociedad civil y partidos políticos finlandeses. Quizá la manifestación más grande es Helsinki Calling, cuyo objetivo es manifestarse en pro de los derechos humanos. También hay manifestaciones de agradecimiento a ambos presidentes. El lunes, hay una manifestación en contra del discurso de odio contra los inmigrantes, homofóbico y sexista.

Man

Detén la guerra, no a la gente.

Tanto al señor Putín como al señor Trump habría que decirles unas palabras sobre la política de terror y represión del señor Daniel Ortega contra el pueblo de Nicaragua. Según el último informe de la Asociación Nicaragüense pro Derechos Humanos (ANPDH) en Nicaragua han muerto más de 350 personas, más de 2000 han sido heridas y no se sabe la cifra exacta de todos los desaparecidos. La emigración de Nicaragua al extranjero se ha intensificado en las últimas semanas.

En este diario, y especialmente en el diario en finés, se puede constatar como de una samana a otra, la crisis en Nicaragua se ha agravado. Las causas de la agravación de la crisis se deben a la negligencia nacional y especialmente de la presidencia con respecto a un diálogo abierto, sincero y efectivo. La Conferencia Episcopal de Nicaragua habla en su último Mensaje Pastoral de ayer sábado, 14 de julio, de “una falta de voluntad del gobierno para sentarse a dialogar con sinceridad.

Hay, también que decir que en el extranjero, los medios de difusión han mostrado poco interés en los asesinatos y hechos de violencia realizados, en su gran mayoría, por las fuerzas fieles a Ortega. Por suerte, ahora ya han empezado a salir a la luz pública pronunciamientos contundentes en contra de las prácticas sanguinarias de Ortega. Los muertos ya no volverán y la emigración ya se está viviendo. Por eso me resulta triste ver como los problemas no se preveen ni se solucionan a tiempo sino que el mundo se preocupa hasta que ya hay problemas serios, esto sucede no solo en el caso de Nicaragua, por ejemplo, con la migración en general.

Hablo de la migración de los nicaragüenses porque hasta ahora se decía que Nicaragua era el país de Centro América de donde menos emigraba gente, por ejemplo a Estados Unidos. Esa era quizá una de las causas por las que el gobierno de EEUU mostraba un cierto conformismo con el gobierno de Ortega, aunque se sabía que Ortega estaba centralizando el poder en sus manos y violaba los derechos ciudadanos. Recuerdo el caso de un grupo de cubanos que no pudieron pasar de Costa Rica a Nicaragua en su paso por intentar llegar hasta EEUU y tuvieron que permanece en Costa Rica. El gobierno de Ortega les dijo NO.

Pero no solamante Estados Unidos le había dado el visto bueno a Ortega, sino que también Rusia ha sido un buen aliado. Se sabe que el armamento en uso de las fuerzas paramilitares y parapoliciales al servicio de la pareja presidencial de Nicaragua es ruso. Ahora durante esta crisis política y humanitaria de Nicaragua Rusia ha guardado silencio. En abril de 2018, el politólogo Julio Shiling decía en entrevista a La Prensa que Ortega le ha permitido a Putin “instalar una base satelital con propósitos de espionaje, acceder a convenios de ventas de armas bélicas pesadas, y “entrenamientos” al Ejército y la Policía, instituciones que se han plegado al servicio del partido de gobierno.” Pero además, Rusia posee medios de difusión en español, en los que hasta hoy se difunde la idea delírica del gobierno de Ortega del llamdo golpe de la derecha.

A pesar de las buenas relaciones con Rusia, el más importante socio comercial de Nicaragua sigue siendo Estados Unidoa. Independientemente del discurso anti-imperialista del presidente Ortega, las relaciones entre ambos países han sido buenas. Después que Venezuela redujera el envío de petróleo, Nicaragua lo compra de EEUU. Durante esta crisis, el Sr Ortega ha negociado con representantes de USA y en sus últimos discursos no se ha atrevido a decir nada referente al imperialismo o a EEUU.

Se sabe que EEUU ha ayudado al gobierno de Ortega. Hace unas semanas la embajada de EEUU en Nicaragua pidió a la Policía Nacional de Nicaragua que devolviera vehículos donados por EEUU ya que estaban siendo usados por paramilitares en los ataques a la ciudadanía. La PN de Nicaragua hizo caso inmediato al pedido de las autoridades de EEUU.

EEUU, además, ha comenzado a presionar al gobierno de Ortega para que cumpla con la demanda popular de negociar una salida pacífica a la crisis y que Nicaragua se instaure la democracia. Estados Unidos ha aplicado la Ley Global Magnitski a cuatro funcionarios orteguistas por corrupción y violencia contra la ciudadanía. Además, el Embajador de EEUU en la Organización de Estados Americanos, Carlos Trujillo fue claro al decir que es el gobierno de Ortega el que mata a los ciudadanos. Es importante que se llamen las cosas por su nombre y se detecte a los responsables de tantos crímenes de lesa humanidad. Es tiempo que tanto el Sr Putín como el Sr Trump se pronuncien sobre la situación en Nicaragua, pero no solamente ellos. Como ya lo ha dicho la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se requiere el pronunciamiento de la comunidad internacional.

La lucha cívica y pacífica del pueblo de Nicaragua contra la impunidad y por la libertad y la democracia, va a continuar mientras Ortega y su familia sigan en el poder. No hay marcha atrás. La democracia de Nicaragua requiere de una tranformación completa y en ese sentido Finlandia tiene mucha información y buena experiencia que aportar. Mientras, seguiremos contando nuestros muertos y abogando para que esta pesadilla que se vive en Nicaragua termine.

Este artículo fue publicado, con modificaciones, ayer en finés en el diario Uusi Suomi: Putin, Trump ja Ortega

Aquí les dejo un pronunciamiento en inglés de SosNicaragua -Europa, una iniciativa que agrupa a nicaragüenses que residen en diferentes países europeos:

Sos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s