Las caras del terror en Nicaragua

Quiero mencionar a varios periodistas nicaragüenses que respeto por su valentía al denunciar día a día los atropellos y delitos a los derechos humanos que sufre el pueblo nicaragüense. Ellos son verdaderos hombres y mujeres de prensa abnegados a su tarea de informar sin someterse a la línea gubernamental. El periodismo es muy diferente a la propaganda.

Lucía Pineda, Luis Galeano, Xavier Reyes, Danilo Lacayo, Carlos Fernado Chamorro, Miguel Mora y otros más. Nunca pensé que un día agradecería a Radio Corporación por su labor y hoy con mucho gusto lo hago. Ese agradecimiento va atambien a Radio Universidad en León, así como a los programas Diálogos del mediodía y a IV Poder.

Lamentablemente muchos periodistas nicaragüenses son maltratados, perseguidos, robados sus instrumentos de trabajo y amenzados. Tenemos que lamentar que también los periodistas extranjeros son víctimas de ataques y sufrir violaciones a su derecho a trabajar en paz. Así es el caso de Sandra Weiss periodista alemana que fue atacada y asaltada por tomatierras en Chinandega. Weiss solamente quería informar sobre lo que sucedía en las tierras privadas tomadas por allegados al partido en el poder. Mi solidaridad con todos y todas.

Este texto apareció ayer en finés en el diario virtual Uusi Suomi: terrorin kasvot Nicaraguassa.

De un día a otro el estado que impera en Nicaragua se parece más al estado nazi alemán de los años 30. El sacerdote de la iglesia Divina Misericordia de Managua, Raúl Zamora, quien hace un mes pasó una noche de terror con cientos de jóvenes de la Universida Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), bajo la lluvia de balas de los grupos armados gubernamentales, decía en el programa Café con voz del periodista Luís Galeano que ”la maldad no tiene imaginación” porque repite los mismos esuquemas.  De la misma manera en la que Ortega usa a los jóvenes como chivos expiatorios de sus delitos, en la Alemania de Hitler se fundametaban las persecusiones y delitos de lesa humanidad contra los judíos, a los que se culpaba de todos los males.

Durante los últimos meses, los nicaragüenses han visto actos crueles y hasta inhumanos ejecutados por fuerzas del gobierno de Ortega. Hay quienes dicen que “ambos lados del conflicto hacen maldades”. No se puede comparar la violencia y represión institucionalizada del o de los que tienen todos los poderes en sus manos con las acciones de los ciudadanos que se oponen. El gobierno es el responsable de todo lo que sucede en el país y en caso de llegar a una guerra civil, algo que nunca quisiera, la responsabilidad será de los gobernantes.

Como ejemplo de esos actos macabros y de terror de las fuerzas en el poder hay que mencionar que  hace unos días, un menor de 14 años fue torturado al pintársele con una jeringa en el brazo las siglas del FSLN, siglas del partido gubernamental. Eso es un delito y ofensa crueles. Según el muchacho, los torturadores erán policías.

También hemos leido en las noticias que a los trabajadores del estado y a diversos ciudadanos se les ha solicitado y  hasta obligado firmar una carta o documento en contra de “los protestantes golpistas” y en el que se justifican los actos de terror gubernamentales.

Hace una semana el gobierno Ortega-Murillo, a través de la Cancillería de Nicaragua, criticó a organismos de derechos humanos y en especial a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por ser un “organismo sesgado y carente de rigurosidad científica en su metodología”. Casualmente hace unas horas la CIDH publicó un nuevo informe en el que eleva a 322 la cifra de muertos en Nicaragua, en el contexto de la represión a las protestas ciudadanas desde el 18 de abril. “El organismo internacional explica que lleva un registro de las fuentes de información de las personas asesinadas, y “conforme a la evidencia observada y contrastada”, la mayoría de muertos en las protestas “son resultado de la acción estatal o de fuerzas parapoliciales”

Los representantes de la CIDH, en reiteradas ocasiones, han solicitado información actual y precisa al Gobierno de Nicaragua, sin recibir respuesta alguna. Los datos ofrecidos por el gobierno, a la opinión pública, difieren considerablemente de los datos obtenidos y publicados por diferentes organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales.

Hece unos meses, cuando las autoridades nicaragüenses llegaban a la conclusión de que un menor de catorce meses, que murió por un disparo de bala en la cabeza, se había suicidado, muchos pensaron que se acercaban días tenebrosos. Tenían razón: diariamente jóvenes, adultos e incluso adolescentes son detenidos, llevados a prisión, torturados, procesados en tribunales a puertas cerradas y condenados por terrorimo. Mientras los verdaderos criminales andan en las calles libres y gozando hasta de premios.

Otro claro ejemplo de los tristes tiempos que vive Nicaragua es que en esta semana que acaba de concluir, el Sr Ortega nombró a su consuegro Francisco Díaz como nuevo director de la Policía Nacional. Bien se sabe que Díaz ya era, hace un tiempo, el jefe operativo de dicha tenebrosa entidad. Este señor Díaz es uno de los cuatro nicaragüenses que han sido sancionados por el Departamento del Tesoro de EEUU con las cruentas medidas económicas de la Ley Global Magnitsky. También el llamado “Macho Negro de Masaya”, el temido Comisionado Ramón Avellán fue promovido a subdirector de la policía por el mismo Ortega.

Ortega premia a sus fieles seguidores y cumplidores de su voluntad opresora y sanguinaria. Díaz, Avellán y Ortega son las caras del terror en Nicaragua.

Up1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s