Obra de Sergio Ramírez Mercado en la biblioteca de Helsinki

Oodi, la nueva e impresionante biblioteca de Helsinki, abrió sus puertas el pasado 5 de diciembre. Fui y, claro que, busqué obras en nuestra lengua castellana. No hay muchos libros en las estanterías. No obstante, y para mi sorpresa y alegría, allí me esperaba un ejemplar de Castigo Divino (1988), una de las novelas del gran escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado, Premio Cervantes 2018.

Sin duda alguna, me traje el libro a casa deseando que mientras más el libro sea prestado, más obras de Ramírez adquieran en dicha biblioteca. Admiro lo que este compatriota ha hecho y escrito.

Ramírez Mercado ha sido, sigue y seguirá siendo parte de la historia de Nicaragua. Es tan importante la palabra de Ramírez Mercado, en la opinión pública, que en mero ataque de recelo, rencor o simplemente maldad contra el que no aplaude la política gubernamental, la pareja gubernamental Ortega-Murillo ignoró el reconocimiento que el Ministerio de Cultura de España, a propuesta de la Asociación de Academias de la Lengua Española, le hiciera al escritor con el Premio Miguel de Cervantes, máximo galardón literario en la lengua castellana.

Me pregunto si se leerán las obras de Ramírez en las escuelas de Nicaragua o si por castigo al escritor, fiel a sus principios democrátas, sus obras no son leidas.

La ignorancia es una buena arma de los opresores. Un pueblo que no lee está condenado al oscurantismo. No me extraña que en Finlandia inviertan en las bibliotecas y en la lectura. Lo impresionante es que un compatriota llegue tan lejos y eso ha sido una muy buena sorpresa.  Felicitaciones a Don Sergio Ramírez Mercado por sus obras trotamundos y mil gracias por su energía y lucha inquebrantable contra la injusticia.

castigo divino

Anuncios

Un 2019 en paz con justicia, libertades y democracia

Muchos nicaragüenses, alrededor del mundo y en Nicaragua, sienten alivio al despedir este año que ha sido cruelmente triste para muchos nicaragüenses. La llegada del año 2019 despierta esperanzas y no son esperanzas vacías sino basadas en los acontecimientos de los últimos días del 2018. Me refiero a las conclusiones de la reunión de los países representados en la Organizacion de Estados Americanos (OEA), realizada el pasado 27 de diciembre de forma extraoficial.

El gobierno de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo se tambalea en una cuerda muy fina. Esa cuerda fina, roja y negra de fusiles de policías y paramilitares, es sostenida por el grupo de fieles orteguistas que a ambos lados de la cuerda siguen gritando que “el comandante se queda”. No tienen otra alternativa, después de los numerosos crímenes de lesa humanidad cometidos por ellos mismos o sus amiguitos de “lucha”. Lucha entre comilla porque lo correcto sería decir fechorías. Antes de que, querido lector, digas que los otros también cometieron crímenes, debo decepcionarte al decir que el gobernante y su partido político en el poder de la nación es el máximo responsable de lo que acontece en el país. Así es y debería ser en todos los países del planeta. Todo el que ha cometido delito, sea quien sea, deberá pagar por lo cometido. Hablo de delitos reales y no adjudicados o inventados por conveniencias políticas.

El escenario de Nicaragua es nuboso y complejo, pero no de imposible solución. La solución no está en la violencia sino en la negociación sabia donde se imponga el interés de nación libre, democrática y justa al interés individual de los negociadores o grupos representados.

La posición y decisión que tome la OEA, en su futura o futuras reuniones, es muy importante para una buena solución de la crisis social, económica y, ante todo, política que vive Nicaragua. A la Nicaragua de Ortega, aislada por la comunidad internacional,  solamente le queda un camino: el de Venezuela y Cuba. Triste. Digo triste porque con la experiencia de diez años vividos en Cuba, puedo decir con firmeza, que solamente un cubano que nunca ha salido de la isla, puede desear ese mismo sistema para sus hijos. El irrespeto a las libertades individuales y a los derechos humanos, es un precio demasiado caro que pagar por las benevolencias ofrecidas y pregonadas por la propaganda comunista.

Hace unos años comentaba en una página de venezolanos que el mejor sistema democrático y solidario que he visto y experimentado era el de los países nórdicas. Me tildaron de capitalista, golpista y neoliberal imperialista. Es cierto que en Finlandia y en Suecia impera la economía de mercado y también es cierto que en estos países también hay problemas, pero también es cierto que en Suecia y en Finlandia, los ciudadanos gozan de independencia y plenas libertades: libertad de estudiar en un sistema educativo de alta calidad, de atención médica desde el vientre de la madre hasta la tumba, de opinar sobre todo y recibir información sin censura, de profesar abiertamente cualquier religión, de propiedad, de elegir y ser elegido en elecciones verdaderamentes libres, etc.

Por todo lo antes dicho, deseo que el año 2019 no defreude a los nicaragüenses sedientos de una verdadera paz con justicia, libertades y democracia. Extiendo este mismo deseo a los venezolanos y cubanos.

Tarjeta3

Estas flores son casi como los colores de la querida bandera de Nicaragua

Las “democracias” torcidas de América Latina

En América Latina hay cuatro países que son como agujeros negros en el inmenso cielo de la democracia de la región. Venezuela, Nicaragua, Cuba ja Bolivia son como agujeros negros, no porque no sepamos nada de lo que sucede en esos países, sino porque sabemos tantas cosas negativas de los mismos. Los periodistas o los medios de difusión no tienen culpa de su enfoque negativo, sino las personas y grupos políticos causantes de noticias negativas. En América Latina también existen otros países, como Honduras, Guatemala y Colombia, con democracias débiles.

En la política deberían actuar personas responsables. La responsabilidad de las decisiones y actos debe ser una de las características más importantes de los políticos. Otra característica importante que los políticos deberían tener es la habilidad de escuchar y poner en práctica los deseos de los ciudadanos, es decir, respetar la buena democracia.  En Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia el sentido de responsabilidad de los políticos es muy estrecho y la voluntad ciudadana no es escuchada y respetada.

Bolivia

Comencemos por el sur, por Bolivia. Evo Morales ha goberbado desde el año 2006 y ha sido elegido en tres elecciones presidenciales. Ahora Evo Morales considera que él debe postularse para el cuarto mandato. Según la constitución boliviana, el presidente en función puede postularse solamente una vez al estar en su cargo. (Así es en otros países, como en Finlandia). La constitución boliviana ha sido modificada según la voluntad de Morales. En el año 2016 los bolivianos dijeron “No” en un referéndum y así se negaron a permitir la postulación de Evo Morales a un cuarto mandato. En el año 2015 Morales prometió respetar los resultados del referéndum, pero luego Morales ha insistido en su reelección.

Hace unas semanas el tribunal electoral boliviano le dio la luz verde a la cuarta postulación de Evo Morales. Los bolivianos se han manifestado en contra de esa decisión que no toma en cuenta la voluntad ciudadana. En los medios occidentales no se ha publicado mucha información sobre esas protestas. Recordemos que desde principios de su primer mandato, Morales ha sido un aliado de Venezuela y de Cuba. En estos momentos Morales es uno de los pocos aliados de Daniel Ortega,  presidente de Nicaragua.

Venezuela

En mayo de este año se realizaron elecciones presidenciales en Venezuela. El presidente en funciones, Nicolás Maduro, ganó en las elecciones casi con el 68 porciento de los votos. El contrincante que logró mejores resultados fue  Henri Falcón, quien recibió el 21 porciento de los votos. Las elecciones presidenciales en Venezuela no fueron democráticas. Todas las posibilidades de participación de la oposición en elecciones justas y dignas fueron limitadas y la participación de posibles candidatos de peso fue truncada. La toma de posesión de Nicolás Maduro es el 10 de enero de 2019.

Nicaragua

El 10 de enero en Nicaragua es un día muy importante para la libertad de prensa porque es el día en que fue asesinado el periodista Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, Mártir de las Libertades Públicas. Cardenal era el redactor jefe de La Prensa, el diario más importante de Nicaragua y uno de los más férreos críticos de la dictadura de Anastasio Somoza. En el año 1978 Somoza mandó a matar a Chamorro Cardenal. Violeta Barrios de Chamorro, viuda de Chamorro Cardenal, fue la primera presidenta de Nicaragua elegida en las primeras elecciones libres del país. Su hijo, Carlos Fernando Chamorro Barrios, es uno de los periodistas más brillantes y conocidos Nicaragua. Carlos Fernado Chamorro Barrios, sigue el legado de su padre y de su madre en la lucha contra la dictadura de Ortega y al defender la democracia y las libertades públicas. Carlos Fernando Chamorro Barrios es ahora acosado y perseguido por el gobierno de Ortega. Las oficinas de su medio de difusión, Confidencial, han sido tomadas (fuera de la ley) por la policía al servicio de Ortega.

Ortega es, como Nicolás Maduro y Evo Morales, un presidente que no escucha la voluntad de los ciudadanos. Desde abril, los nicaragüenses han demandado la dimisión de Ortega. La respuesta de Ortega ha sido la represión. Muchos nicaragüenses han tenido, ahora en Navidad, el gran deseo de que Ortega y su mujer sean llevados ante los tribunales internacionales de derechos humanos por los múltiples crímenes de lesa humanidad que han cometido.

La semana pasada, representantes de organizaciones de derechos humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) aseveró, en su informe presentado, lo que muchos nicaragüenses han testificado: el gobierno de Ortega ha cometido crímenes de lesa humanidad. Los delitos y arbitrariedades continúan. Periodistas y opositores han sido perseguidos y encarceladados en una nueva oleada de represión como no antes vista. Decir que repudia la política de terror de Ortega es promover el odio y apoyar el terrorismo, según las autoridades leales a Ortega. Medios de difusión opositores han sido cerrados y sus bienes confiscados de forma arbitraria. Unas 8 organizaciones no gubernamentales nicaragüenses de derechos humanos y de la sociedad civil han sido canceladas. Además, la semana pasada representantes de dos organizaciones de derechos humanos de la OEA fueron expulsados de Nicaragua.

Ortega le quita a los ciudadanos la posibilidad de denunciar los delitos y atropellos que sufren y les impide recibir información variada de lo que sucede, pretendiendo imponer una única versión de la realidad. Parece que Daniel Ortega y su mujer y vicepresidenta Rosario Murillo quieren instaurar en Nicaragua la misma “democracia torcida” que impera en Cuba y en Venezuela. Parece que las vías de negociación se están cerrando para Ortega. Ortega ha dando a entender que él no comprende otra lengua que la de la fuerza. Lo digo con tristeza porque los nicaragüenses no merecen más sufrimiento y derramamiento de sangre.  No obstante, la situación actual no debe continuar como hasta ahora ha continuado durante los útimos ocho meses.

Cuba

Hace unas semanas habían “elecciones” en Cuba. A esas elecciones hay que ponerle muchos signos de admiración e interrogación. Ni con muy buena voluntad puede hablarse de elecciones democráticas. Bien se sabe que en Cuba solamente hay un partido político que se impone, el Partido Comunista. Todos los candidatos son de ese partido. Con los años, en Cuba se ha instaurado un sistema al servicio de ese único partido. Ese mismo tipo de “democracia” ha prevalecido en Cuba ya casi durante 60 años. La revolución cubana cumplirá 60 años en unos días, el primero de enero de 2019. El mundo sigue observando en silencio como los derechos humanos de los cubanos son violados.

Como ya dije antes, en Cuba todas las instituciones y organizaciones han sido programadas al servicio de la élite del Partido Comunista al mando del país. Ese mismo sistema al servicio de unos pocos, a los que ellos mismos tildan de pueblo, impera en Venezuela y Bolivia. Parece ser que también Nicaragua es conducida en esa misma dirección. La situación de Cuba puede ser resumida en una frase: Cuba es un país donde hasta el Cuba Libre es prohibido.

A pesar de los pesares, deseo que tengan un mejor 2019.

Este texto fue publicado, con algunas modificaciones, en el diario finlandés Uusi Suomi.

BV

Colores delas banderas de Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Cuba.

 

De abril a diciembre

La crisis de Nicaragua llega hoy, 18 de diciembre, a su octavo mes. La crisis ha pasado por diversas etapas, desde la represión y matanza a manifestante, la mal llamada “limpieza” de tranques, la persecución y encarcelación de disidentes y hasta intentar poner un bozal a los activistas de organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, medios de difusión y a los periodistas e incluso a los sacerdotes. Digo que intentan porque no van a lograr que gente de convicción guarde silencio ante las barbaries.

Nicaragua vive hoy una grave crisis económica que puede desembocar, según reconocidos economistas nicaragüenses, en una severa recesión económica. La crisis de Nicaragua es también una grave crisis institucional.  En la Nicaragua de hoy, se esquivan y se ignoran las leyes y la constitución dándole paso a un estado policial de facto y donde se ordena, pero no se gobierna.

Esta crisis institucional causada por el gobernante o la élite en el poder, es una triste noticia para los finlandeses que durante 30 años tuvieron a Nicaragua como el principal objeto de la ayuda de desarrollo, entre cuyos tres ejes principales estaba la buena gobernabilidad. Todo ese dinero, del que los finlandeses se despojaron, fue vertido por el gobierno actual al basurero en su afán por ganar adeptos y afianzarse en el poder.

En la Nicaragua de hoy, si estás a favor de la familia Ortega-Murillo, tienes el viento a tu favor. Si estás en contra de la permanencia del gobierno, salpicado de sangre, en el poder te conviertes en un ciudadano de segunda categoría. No nos dejemos engañar por la propaganda: el mayor responsable de las muertes ocurridas en Nicaragua desde abril, es el que tiene el poder. En otros países del mundo, cualquier dirigente, con una gota de moral, ya habría renunciado en abril. En Nicaragua se victimiza al verdugo.

Hacer oposición en Nicaragua tiene serias consecuencias para la persona que se opone, pero también para sus familiares. Por eso muchos guardan silencio, pero no porque  estén de acuerdo sino porque temen. El miedo es un arma efectiva de los tiranos para silenciar a los que se le oponen. EL miedo hay que domarlo para que no nos dome.

Quiero agregar también que hay quienes son incrédulos ante aquellos que han sido alguna vez sandinistas y, desde abril, ya no apoyan más al sandinismo. Creo que hay que ver hacia el futuro y no hacia atrás y pensar que esta lucha difícil es de todos los que la quieran asumir, indpendientemente de sus antecedentes. Se necesitan los esfuerzos de todos. El deber del estado es velar por la seguridad y el bienestar de todos los ciudadanos y no solamente de unos pocos. Cuando el estado mismo, a través de sus instituciones como la policía, viola e incumple con su deber, eso debe ser denunciado y reprochado por los ciudadanos y por la opinión pública internacional. Victimizar a los que gozan del verdadero poder y acusar al doblegado, es el resultado de una visión retorcida de lo que es la justicia, la buena gobernabilidad y el estado.

Estas son solamente algunas reflexiones sobre lo que he leido y he escuchado durante estos largos y duros meses de crisis. Desde los primeros momentos de la crisis he escrito, en mi diario en finés como mínimo, una vez por semana sobre lo que ha sucedido en Nicaragua. Ha sido duro, pero la dureza mayor la han sufrido los familiares de los cientos de caídos y desaparacidos, los encarcelados torturados y humillados, los forzados a emigrar tristes y ansiosta de volver a su Nicaragua. Este camino con piedras agudas y punzantes no puede ser y no será eterno.

Sos

El descenso de la natalidad en Finlandia

La vida en Finlandia sigue su camino, tranquilo y ocupado, dulce y silencioso, apacible y respetuoso. No vamos a dedicarle a Finlandia solamente elogios porque ningún país y tampoco Finlandia es un país perfecto.

Hay muchos retos, grandes retos que afrontar, como el de disminuir la brecha social entre ricos y pibros. Si crees que en Finlandia no hay pobres, te equivocas. La pobreza infantil es un gran problema y es algo muy cruel porque los menores no son responsables de su pobreza. Hace unos días decían en las noticias que existen familias con dificultades hasta para comprar ropas usadas en los “mercados de pulgas”.

Muchos padres viven en el desempleo o con trabajos inestables. El precio de los alquileres o de las viviendas anda por las nubes. Vivir fuera de los centros urbanos, donde la vivienda no es tan cara, demanda el uso de vehículos particulares. No es fácil ser padre o madre de familia con niños pequeños.
Ahora puedes comprender un poco por qué la gran responsabilidad de tener hijos no es, hoy en día, una idea muy atractiva para los finlandeses. La natalidad ha descendido ya por 8 años consecutivos. El reto futuro de esta sociedad es como mantener el mismo nivel de vida de hoy, la misma o mejor calidad de los servicios, con menos fuerza laboral.

Se necesitan nuevas estrategias o resignarnos a la triste realidad global de que en nuestro planeta existen demasiados habitantes y en vez de fomentar la natalidad hay que velar por el bienestar de las personas existentes y pensar en políticas poblacionales y migratorias con miras al futuro.

Preguntas de finlandeses sobre la crisis de Nicaragua

En la ciudad finlandesa de Oulu, a unos 500 kilómetros de Helsinki, conversé hace unas horas con una veintena de finlandeses sobre la crisis sociopolítica y también económica que se vive Nicaragua.

AnaOulu

Antes del conversatorio expuse en finés los antecedentes, historia y algunos aspectos más relevantes de la crisis antes de y desde abril hasta la fecha. Fui invitada por la asociación de amistad Oulu-Matagalpa.

En el evento titulado “La Rebelión Pacífica de Nicaragua” participó también la diputada finlandesa Katja Hynnänen, del partido político Alianza de Izquierda. Los organizadores del evento habían preparado una lista de 10 preguntas, todas muy significativas para comprender la crisis. Además, varios participantes hicieron sus propias preguntas. Aquí un breve recuento de algunas inquietudes.

La diputada Katja Hynnänen dijo que un gran problema es que los medios de difusión nacionales y locales no han dado a conocer lo que ha sucedido en Nicaragua. Es decir, que el seguimiento de la situación de Nicaragua en los medios de difusión finlandeses ha sido muy pobre. Lamentablemente muchos de los presentes y amigos que hemos seguido de cerca el problema de Nicaragua, compartimos el criterio de Hynnänen. Para terminar su intervención Hynnänen preguntó sobre lo que los parlamentarios y eurodiputados finlandeses podrían hacer para promover una solución a la crisis de Nicaragua.

Presionar a como sea posible e presionar para que el gobierno de Nicaragua se siente de nuevo a dialogar de forma inclusiva y abierta con las partes. Tambié debe promoverse el adelantamiento de elecciones y que, lo más pronto posible, sean liberados todos los reos políticos apresados y enjuiciados de forma arbitraria.

Finlandia, como parte de la comunidad internacional y país miembro de la Unión Europea, debería sumarse a la cadena de países que repudian las constantes violaciones a los derechos humanos en Nicaragua por parte del gobierno Ortega-Murillo y que demanden la aplicación de sanciones al gobierno de Nicaragua. Hace dos días el ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell ha tildado de “dictadura” al gobierno orteguista. Borrel también ha hablado de la “sanguinaria represión” y ha lamentado la falta de presión internacional. La defensa de los derechos humanos de los nicaragüenses, o de los ciudadanos de cualquier parte del mundo, es un deber de toda la humanidad.

No se justifican las injusticias con injusticias cometidas por otros. Los europeos de hoy no son responsables de las violaciones a los derechos humanos ocurridas a lo largo de la historia. Por eso es absurdo y deshonesto negar la entrada a una delegación de eurodiputados que pretendía llegar a Nicaragua ahora en noviembre, alegando al pasado. Lo deshonesto es cometer las violaciones a los derechos humanos que se critican. Sin restarle connotación al exterminio perpetrado por la alemania nazi, lo que han vivido muchos nicaragüenses en estos meses tiene parecido a la persecución y exterminio de los judíos. En Nicaragua se ha perseguido y exterminado a los que opinan diferente.

La paz y la recociliación no podrán lograrse sin respeto a los derechos ciudadanos y sin comprender que la crisis involucra a toda la nación y no solamente a unos pocos. Para que esxista paz recociliación hay que estar dispuesto a aceptar las discrepancias y los errores. La paz y la reconciliación verdaderas no existen con imposiciones o leyes.

Otras de las preguntas presentadas es sobre quienes conforman la oposición y quienes apoyan a Ortega. La oposición la cnforman todos los que se oponen a la política de terror. Ortega ha tenido últimamente 11 años para comprar adeptos a su proyecto familiar. Otros apoyan por temor  a perder el pan de cada día y terceros, ciegos fanáticos de un partido ya inexistente.

¿Qué soluciones a la crisis hay en el horizonte? -En estos precisos momentos es difícil que exista una solución inmediata debido, entre otros problemas, a que con su política opresora, el gobierno de Nicaragua, ha limitado todas las posibilidades de la verdadera oposición de participación igualitaria en la toma de decisiones políticas. El gobierno Ortega-Murillo no muestra ninguna voluntad de sentarse a dialogar y negociar para que se organicen elecciones adelantadas. El gobierno de Nicaragua ha soplado una burbuja y todos los que están fuera de la burbuja representan una amenaza a los que están dentro de la burbuja color chicha. Según el gobierno, a los que están dentro de la burbuja hay que protegerlos cueste lo que cueste. La presión internacional es fundamental para lograr un cambio en el rumbo democrático del país y en el respeto a los derechos humanos. Justicia y democracia.

Fui invitada a hablar sobre la crisis en Nicaragua debido a que desde abril he escrito, en finés en mi diario, paulatinamente sobre lo que sucede en mi tierra natal.

IMG_5318

Antes de ir a la actividad, le pusimos la bandera de Nicaragua al cuello de este policía. La estatua fue instalada en honor a tres policías que sirvieron al pueblo en esa misma plaza. Esos policías hacían su trabajo sin abuso de poder y plomo.

 

 

 

 

Las nicaragüenses Pico Rojo

El domingo pasado en Managua, las fuerzas policiales y paramilitares del gobierno del señor Daniel Ortega hicieron una serie de detenciones arbitrarias a las que muchos nicaragüense consideran como secuestros. Unas 40 personas fueron a parar a las cárceles.

Entre los detenidos estaban la secretaria general o presidenta del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Suyén Barahona, y su expresidenta, Ana Margarita Vijil.  Entre los detenidos aparecían también numerosas mujeres con títulos universitarios, como la licenciada en ciencias sociales y maestría en ciencias de salud, Marlen Chow.

Debido a la presión nacional e internacional, la mayor parte de los detenidos fueron liberados. Acabo de ver hace un rato un video con una entrevista realizada a  Marlen Chown.  Chow se sumó a las filas del FSLN a la edad de 20 años en 1969. Durante la lucha contra la dictadura de Somoza, Chow fue a parar a las cárceles.

En la entrevista televisiva, Chow describe las horas vividas en las cárceles del señor Ortega. Según palabras de Chow, caer en las manos de las fuerzas orteguistas es un infierno desde el principio hasta el fin. 6 hombres y mujeres la acorralaron y llevaron a un vehículo cerrado, caliente y sin ventanas. Ella y los demás detenidos se sentaron en el vehículo que era manejado, como intencionadamente, de forma brusca y cruel y muchos se golpeaban la cabeza en el metal.  En la cárcel les gritaban, las hostigaban, humillaban y les pegaban. Según Chow, las mujeres carceleras eran muy crueles y machistas. En las cárceles pequeñas, sucias, calientes con malos olores y húmedas, los detenidos se apoyaban unos a otros. A los detenidos y a sus familiares no se les dio ninguna información de las causas de la detención y lo que pasaría con los detenidos.

En las cárceles, Chow se dio cuenta que en su bolsillo tenía un pintalabios rojo y se lo ofreció a las demás mujeres. Todas las detenidas tenían los labios rojos. Cuando los policías interrogaban a Chow y le preguntaban que a qué organización perteneciá, ella respondió que a la Asociación de Mujeres Nicaragüenses Pico Rojo.

Ayer y hoy las redes sociales de nicaragüenses se han llenado de labios muy rojos, como un mensaje de solidaridad con esta valientes mujeres detenidas.

Chow contó lo vivido también en el programa Café con voz del periodista Luis Galeano.

En finlandés en Puheenvuoro.Huulet3