Surge en Finlandia partido de ultraderecha

He escrito en el titular que surge un partido de ultraderecha, pero la verdad es que ese partido político ya existía mostrando una cara seria, a veces jocosa y de un no al racismo. Los Verdaderos Finlandeses ha sido, desde hace unos diez años, un partido político que ha dado resguardo a los xenofobos y eurofobos finlandeses.

Ayer sábado y hoy domingo, 10 y 11 de junio, este partido político ha tenido su asamblea general y ha elgido a sus nuevos dirigentes. Como presidente de dicho partido y en sustitución del ya conocido dirigente populista y actual Ministro de Relaciones Exteriores de Finlandia, Timo Soini, fue elegido el eurodiputado Jussi Halla-aho. La diputada Laura Huhtasaari es ahora la vicepresidenta del partido.

Tanto Halla-aho como Huhtasaari son conocidos por sus ideas en contra del islam, de la Unión Europea (UE) y la inmigración.

La gran incógnita de hoy es si Los Veradaderos Finlandeses continuarán en el gobierno de Finlandia. Juha Sipilä, Primer Ministro y del Partido de Centro (keskusta, en finés), de Finlandia ha dicho que mañana lunes se reunirá con Jussi Halla-aho a discutir sobre el futuro del partido en el gobierno.

Hoy, Sauli Niinistö, Presidente de Finlandia ha recordado en una conferencia de prensa que en la dirección de los Verdaderos Finlandeses hay dos dirigentes con antecedentes penales. Se refería a Jussi Halla-aho y a Teuvo Hakkarainen (elegido como segundo vicepresidente del partido). Jussi Halla-aho fue condenado hace unos años por agitación étnica e incumplimiento de la paz religiosa. Halla-aho publicó en su diario comentarios en contra de la religión musulmana y los somalíes. Teuvo Hakkarainen dijo que había que expulsar a todos los musulmanes de Finlandia por terroristas! Hace unos años, el mismo Hakkarainen llegó a decir que a los inmigrantes y a los homosexuales habría que deportarlos a una isla.

El giro de este partido finlandés hacia la ultraderecha y al ultranacionalismo era de esperar. Ya llevo varios años dándole seguimiento a la opinión pública finlandesa y los sentimientos y el discurso se ha endurecido de un año a otro, tanto en los medios sociales como en los diarios.

Timo Soini se empeñaba en desmentir cada vez que uno de los diputados de su partido agitaba al odio contra grupos de personas y eso era querer tapar el sol con un dedo. Ahora ha quedado claro que en Finlandia hay un partido político de ultraderecha y a la medida de los demás partidos ultraderechistas europeos.

Si quieres leer más al respecto, haz clic en este enlace del diario La vanguardia.

Riikka

Riikka Slounga-Potsalo, secretaria de los Verdaderos Finlandeses y detrás de ella Jussi Halla-aho conversando en Lohja.

 

Anuncios

Discurso del escritor Jari Tervo en la apertura de la Feria del Libro de Helsinki

Jari Tervo es, sin duda alguna, uno de los escritores más conocidos y leidos de Finlandia. El 27 de octubre, Tervo fue el encargado de abrir la Feria del Libro de Helsinki y su discurso ha despertado interés público.

El discuros de Jari Tervo está cargado de humanismo, respeto a los derechos humanos y de una crítica contundente hacia la Unión Europea, el gobierno finlandés de Juha Sipilä y Turquía de Erdoğan. Debido a lo antes dicho, considero que este discurso merece ser traducido a todos los idiomas del planeta. El discurso ha sido publicado en la página web del evento.

El discurso es bastante extenso y al principio pensé traducir solamente unos párrafos, pero cuando leí todo el texto comprendí que era una pena no traducirlo todo. El discurso está en cursiva y entre paréntisis aparecen algunas de mis anotaciones:

Feria del Libro de Helsinki, 27 de octubre de 2016

Queridos amigos y queridas amigas. Bienvenidos y bienvenidas a la Feria del Libro de Helsinki.

Este otoño en Finlandia hay paz, excepto la brutal violencia nazista. Vivimos tales tiempos que una frase tan excéntrica es la fiel descripción de nuestra patria.

¿Por qué aquí en Finlandia ahora hay tanta paz? ¿Por qué a Finlandia no llegan decenas de miles de solicitantes de asilo, como en el otoño anterior?

Porque nosotros, los finlandeses, como miembros de la Unión Europea, le hemos delegado a Turquía la ayuda a las personas en dificultades. Nuestro subcontratista es un país gobernado dictatorialmente y cuyo jefe considera que el reciente golpe de estado es un regalo de Dios. El golpe ha hecho posible el endurecimiento de la disciplina, latigazos, el encarcelamiento de miles de personas y el afianzamiento de la autocracia en Turquía.

Esto hay que decirlo con mucho cuidado. Nosotros los finlandeses, en conjunto con los demás europeos, hemos confiado el cuidado de los derechos humanos a Turquía, país que nunca llegará a ser miembro de la Unión Europea precisamente porque no respeta los derechos humanos.

Es decir que nosotros compramos palmeras de Groelandia y hielo de Sahara. Esto es sencillamente una realidad surrealista.

Cuando Erdogan, el presidente de Turquía, mutila y enjaula a sus propios ciudadanos, se puede pensar en que si la gente que escapa de la guerra en Siria recibe aunque sea ese mismo trato de él. Claro que no lo recibe.

La Unión Europea le compra a Turquía los servicios de almacenamiento de personas. Esta es una de las tratas de seres humanos más grandes de la historia, pero no es llamada trata de seres humanos.

En Turquía, la gente es almacenada en contenedores, tiendas de campaña, en estaciones de trenes, debajo de puentes, a la interperie.

Los países del planeta son clasificados de diferentes formas. También son clasificados según la manera en que los principios del estado de derecho son puestos en práctica en cada país.  Un estado de derecho significa un estado en el que los que tienen el poder  están bajo las mismas leyes al igual que los demás ciudadanos o los solicitantes de asilo. Un estado derecho significa también un estado en el que se matienen vigentes los derechos humanos fundamentales.

En una lista reciente de estado de derecho (World Justice Project) los países nordicos aparecen como los primeros. El primero es Dinamarca, el segundo Noruega, el tercero es Finlandia y el cuarto Suecia.

Turquía, el socio de nosotros los civilizados europeos en asuntos de derechos humanos y comercio de armas, no tiene éxito. Nigeria, Sierra Leona, Liberia y Uzbekistán son mejores estados de derecho que Turquía.  Todos estos son estados en los que los derechos de las personas son raros, al azar y arbitrarios.

Cuando nosotros, los europeos, creemos que compramos derechos humanos de Turquía, pisoteamos nuestro patrimonio humanitario y cristiano. Estos días no son para nada los momentos de esplendor de Europa.

El racismo, la extrema derecha y el nacionalismo se expanden por nuestro continente. Pocos páises han evitado ser contagiados. Tampoco los países modelos de las estadísticas, los países nórdicos, lo han evitado.

Cuando un nazi comete un acto de violencia brutal en el centro de Helsinki, el euurodiputado del partido  los Finlandeses Verdaderos considera que es un acto “lamentable a nivel individual”. El jefe del grupo parlamentario de los Finlandeses Verdaderos, Juho Eerola, describe la violencia nazista como “coincidencia triste”. La violencia política brutal no es nunca una “coincidencia triste”. Cuando un murciélago en su vuelo nocturno choca con las aspas de un molino de viento, eso es una coincidencia triste. (Esta última frase tiene qque ver con la opinión que tiene alguna gente de ese partido político sobre los molinos de viento y el daño que los mismos causan a los murciélagos).

Nuestro primer ministro Juha Sipilä escribe en su diario: “Durante las semanas anteriores han sucedido actos de violencia, que preocupan ampliamente a las personas y debilitan nuestro sentimiento de seguridad. La policía investiga tanto lo ocurrido en la plazoleta de la estación de ferrocarriles como lo ocurrido en Otanmäki.” (Cerca del centro de acogida de otanmäki encontraron a un ciudadano muerto y dos solicitantes de asilo han sido detenidos y el caso está siendo estudiado por las autoridades.)

Ambos actos de violencia son repudiables y los culpables recibirán su castigo a su debido tiempo, pero la equiparación de ambos actos de esa manera es una locura. Según Sipilä, el primer ministro de Finlandia, el sentimiento de seguridad de los finlandeses es trastornado por dos organizaciones extremistas: los nazis y los solicitantes de asilo.

El primer ministro a dicho a los medios de difusión que él no quiso decir eso, pero sí eso fue lo que dijo.

Como un país pequeño, típicamente, en Finlandia se busca el camino del medio porque parece seguro. También se busca camino del medio donde no existe. Entre los defensores y los que están en contra de los derechos humanos no existe un camino del medio y tampoco solución producto de negociación. Los derechos humanos o son respetados o no. El camino del NO nos lleva al infierno.

Los dirigentes políticos finlandeses saben que la xenofobia es una fuerza política fuerte en nuestro país. Los xenofobos votan y sus sentimientos no deben ser ofendidos innecesariamente. Hay que ayudarles cerca de donde viven, es decir aquí.

Esta interpretación es inevitable: la política finlandesa está siendo rehén de los xenofobos. Por eso hacen falta víctimas mortales para que el primer ministro dé una declaración aguada.

El parlamento de Finlandia suele mostrar su inclinación cultural visitando una vez al año la ópera, el teatro o el cine. Eso es algo bueno. ¿Podría el parlamento de Finlandia comprarles una vez al año un libro de ficción finlandés a los parlamentarios? ¿O es que eso podría despertar cólico cultural peligroso en “Arkadianmäki”? (Arkadianmäki es el nombre de la colina donde se encuentra el edificio del parlamento de Finlandia.)

Comprendo muy bien que de los parlamentarios y sus cónyugues toman bellas fotos cuando, cuando llegan a la ópera con ropa de domingo. Los parlamentarios leyendo libros no interesan mucho a los medios de difusión. ¿Pero podría resolverse este problema?

Leer libros de ficción sigue siendo la mejor manera de ponerse en la piel de otra persona. Promueve nuestra capacidad de empatía. Es solamente una palabra civilizada, no hay que temerle. Significa compasión.

Si no se vive con empatía, no se vive. “Ellei elä myötä, ei elä ollenkaan.”

No menosprecio el conocimiento, pero no puedo  dejar de citar las ideas de una de las personas más inteligentes de este mundo, del físico Albert Einsteinin: La imaginación es más importante que el conocimiento porque la imaginación no tiene límites.

Vuelvo un momento a la migración internacional que intentamos impedir con dinero. Esta crisis no es en su esencia económica o administrativa sino ética y humana. Por eso tiene solución.

Ese mismo problema moral fue pensado por el filósofo chino Confucio. Desde China la idea se expandió a través de los siglos al judaísmo y al cristianismo.  Se menciona en casi todas las religiones de alguna manera. Es una idea ingenua e infantil. 

“Trata a los demás como quieras que te trataran a ti”. “Niin kuin te tahdotte ihmisten tekevän teille, niin tehkää te heille.”

Gracias.

Jari Tervo

En finés en la página web del evento: http://messukeskushelsinki.fi/press-release/jari-tervon-avajaispuhe-helsingin-kirjamessuilla-27-10-2016/

jari-tervo

Foto de la página de Facebook del escritor.

 

Jari Tervo nació en la ciudad de Rovaniemi el 2 de febrero de1959. Tervo ha escrito una veintena de libros entre novelas y cuentos. A comienzos de su carrera escribió poesía. Algunas de sus obras son:  “El hijo del policía” y “Goliat”, obra satírica publicada en el año 2009.  Tervo ha escrito también guiones de televión y ha sido galardonado con diversos premios nacionales.

Manifestación contra el nazismo en Helsinki

Quizá ya has leido en algún diario en español que el sábado en Helsinki hubo una inmensa marcha contra el fascismo, el nazismo y la violencia de los grupos extremistas.

La manifestación ocurre a una semana de la muerte de Jimi Karttunen, el joven que fue agredido por un miembro activo del grupo neonazi Movimiento de Resistencia Nórdico de Finlandia, organización dirigida por una central nórdica con sede en Suecia y cuyo objetivo es la instauración de un estado nacionalsocialista nórdico. Haz clic aquí para leer más sobre el caso de Jimi Karttunen.

karttunen2

En el lugar donde Jimi Karttunen cayó, hay un mar de velas y mensajes de amor y paz. En este mensaje dicen que “En mi Finlandia no hace falta tener miedo”.

Uno de los lemas de la minifesteción era “¡El juego se ha acabado -Rompamos el silencio! Uno de los objetivos de la manifestación era criticar a las fuerzas políticas del país por su actitud tolerante ante el racismo, el nazismo y el fascismo. No es un secreto para nadie que en uno de los partidos políticos que forman el gorbierno hay miembros simpatizantes de esas ideas antes mencionadas.

Estuve presente en la manifestación y fue impresionante ver tanta gente (entre 15 000 o 20 000) unidos por una causa. Nos repartieron pitos y durante toda la manifestación se gritaban consignas de no al racismo y el ruido era mucho. En los escaparates de reconocidos comercios, los empleados mostraban pancartas de la paz y no a la violencia.

mielenosoitus6

La manifestación salió de la plaza que está entre la Sala de Música y “Sanomatalo”, pasando por las muy conocidas avenidas Mannerheimintie y Aleksanterikatu hasta llegar a la Plaza del Senado.

 

En la Plaza del Senado cantamas, escuchamos discursos, música y conversamos con nuestros amigos. La presidenta Tarja Halonen fue una da las oradoras. Su discurso fue corto pero contundente de un NO a la violencia. “Somos muchos, miles. Esto es excelente porque la democracia es un juego de equipo en el que las reglas de juego son para todos.” (Traducción libre de parte del discurso).

tarja

La presidenta Tarja Halonen (ahora en retiro) habla a los manifestantes.

Hoy en las noticias dicen que el gobierno estudiará una propuesta para apretar la tuerca contra los grupos extremistas y el neonazismo. Veremos que pasa. La manifestación es solamente el principio de una lucha ardua y clara contra los extremismos. Muchos finlandeses ya vienen luchando desde hace años.kyltti5

¡No más violencia política!, dice en esa pancarta en las manos de ese joven.

 

El caso de Jimi Karttunen

El sábado pasado abrí el Facebook y me encontré con el trite aviso de un padre en el que decía que su hijo, Jimi Karttunen, de 28 años había muerto debido a golpizas sufridas en el centro de Helsinki y que la policía tenía conocimiento de los sucedido.

Han sido muchos los titulares y artículos que he leido sobre el caso. Según fuentes policiales, Jimi Karttunen fue interrogado en el hospital antes de morir. El muchacho contó que pasaba por el lugar donde una organización neonazi tenía una manifestación y que se había detenido y escupido y que luego fue atacado. La policía confirma el vínculo entre los neonazis y la muerte de Jimi Karttunen. Claro está que la policía de Finlandia continúa estudiando el caso.

La organización neonazi que se manifestaba abiertamente en el centro de la capital finlandesa es el Movimiento de Resistencia Nórdico de Finlandia, organización dirigida por una central nórdica con sede en Suecia y cuyo objetivo es la instauración de un estado nacionalsocialista nórdico.

La opinión pública ha dado un rotundo NO a la violencia y ha condenado la muerte del joven. Lo mismo no se puede decir de los dirigentes políticos del país que guardan silencio sobre el caso.

rasmus

Anoche en el lugar donde Jimi Karttunen fue golpeado, la gente se congregó a darle el último adiós y a decir no a la violencia. Fotos publicadas por Eija Sini-Kaarina en Rasmus, una red en contra del racismo.

 

Ese mismo silencio que viene encubriendo casos de violencia anteriores realizado por miembros de esa misma organización. Mucha gente se pregunta que cómo es posible que una organización abiertamente neonazi pueda actuar libremente sin ninguna represalía.

Otra de las incógnitas es que por qué si la policía tenía conocimiento de dicha actividad, al momento del acto de violencia, no acudió en defensa de las personas que pasaban. Durante los últimos días en Finlandia han habido diferentes manifestaciones abiertamente racistas y en contra de los inmigrantes y el islamismo y, en esas mismas manifestaciones, se ve una fuerte presencia policial defendiedo el derecho de los manifestantes.

Existe libertad de palabra y de manifestación, pero también existe un límite en lo que se debe o no manifestar. Con la vida de las personas no se juega y el derecho a existir va por encima de todos los demás derechos. La libertad de palabra contiene responsabilidad de lo que se dice. Los crímenes no son defendidos por ningún derecho sino penalizados.

Sea cual sea el resultado de los estudios policiales, está claro que vivimos un momento crítico con violencia política. El silencio no es el mejor remedio para resolver ese problema. ¡Basta ya de mano suave con los que incumplen las leyes y agreden la buena convivencia!

Jimi Karttunen no ha muerto en vano. Ya los medios de difusión de Finlandia hablan abiertamente de esta organización neonazi. Antes les daban otro nombre. Su vida no debió ser truncada. No hacen falta más víctimas del nazismo.

Suecia, Finlandia y el endurecimiento de las opiniones sobre los solicitantes de asilo en la vida cotidiana

Suecia anunció ayer una solicitud a la Unión Europea para que realice una distribución de los refugiados que han llegado a Suecia. El principal argumento de los dirigentes suecos es que un país con sólo 10 millones de habitantes, no puede hacer frente solo a la gran demanda de ayuda humanitaria necesitada por los 180 000 solicitantes de asilo que han pasado sus fronteras.

Suecia tendría ya 200 000 solicitantes de asilo si los 20 000 solicitantes de asilo que han llegado a Finlandia a través de la frontera septentrional con Suecia, se hubieran quedado en territorio sueco.

Tanto en Suecia como en Finlandia, en tiempos de cirisis, se le da mucha importancia a las cifras económicas. Según estadísticas, por ejemplo Finlandia, gasta cada día un millón de euros en el mantenimiento de los 20 000 soliciantes de asilo que han sido alojados en diferentes edificios estatales y privados.

La población está dividida en sus opiniones referente a la llegada y acogida masiva de refugiados y solicitantes de asilo.

Según los resultados de una encuesta publicados por el diario Helsingin Sanomat hace una semana, en los últimos meses las opiniones con relación a la inmigración han endurecido en Finlandia. Casi un 70% de los participantes en la encuesta opina que la línea de Finlandia debería ser más dura al darle el sí a las solicitudes de asilo.

Además, la mayoría de los encuestados opina que al comienzo, los que han recibido asilo deberían tener una seguridad social más baja que los ciudadanos nacidos en Finlandia. Esta opinión es curiosa porque está en contra de lo que dice la Constitución de Finlandia sobre, por ejemplo, la seguridad básica de las personas. La Constitución no hace distinción de las personas según su lugar de nacimiento.

Este endurecimiento de puntos de vista tiene, a veces, consecuencias tristes. Ayer miraba con mucha consternación un video realizado por una congolesa que estudia y trabaja en Finlandia. Según los diarios que han publicado el video, la congolesa iba a una biblioteca a estudiar y en la calle se topó con una finlandesa que le comenzó a gritar atrocidades en su cara. A la gritona no le importó ver que la congolesa cámara en mano grababa el video. (Hacer clic para ir a la noticia donde aparece el video. La gritona habla en inglés)

Entre las cosas que la congolesa tuvo que escuchar fue que no valía nada porque en los ojos de la gritona, ella no era persona y que no era bienvenida a Finlandia porque era africana y negra. La congolesa dice en las entrevistas que la gritona no la conoce a ella y todo lo que hace en su vida y que por eso esa experiencia no la atormenta.

Ese triste episodio me hizo recordar uno  que vivimos con mi hija en una biblioteca. Mi hija estudiaba hace más de un año para sus exámenes de bachillerato y cuando estábamos prestando unos libros, otra clienta vino a decirme furiosa que la calidad de los servicios en Finlandia disminuían porque el estado debía gastar dinero en el estudio de los hijos de los extranjeros. Llevo ya muchísimos años viviendo y trabajando en Finlandia y, por tanto, pagando mis debidos impuestos. Participo, pues, en el funcionamiento de la sociedad de bienestar. Eso se lo dije a esa señora y agregando que como yo también muchos inmigrantes hacían eso. La mujer me dijo que no era nada personal.

Lo irónico es que todos mis hijos han nacido en Finlandia y claro que no ha sido obra y gracia del espíritu santo. 🙂 El padre de mis hijos es finlandés. Además, mis hijas salieron en sus exámenes con excelentes calificaciones y hoy ambas muchachas estudian en la universidad. De seguro que ellas devolverán y duplicarán esos euros que el estado de Finlandia ha invertido en ellas. Además dejo claro que el valor de las personas no se mide por la cantidad de dinero que consumen o que aportan a la sociedad. Hay otros valores humanos más importantes como es el derecho a la misma vida y a vivir una vida tranquila.

Ese mismo derecho a la vida tenían las víctimas que murieron la semana pasada en una escuela de Suecia. Según la policía sueca, el hombre enmascarado y que con espada en mano, mató a un profesor y a un alumno de una escuela a la que asistían muchos inmigrantes tenía ideas ultraderechistas y admiraba a Hitler y las ideas nazis.

Entiedo perfectamente que hay gente decepcionada, con problemas, y que necesitan tener a alguien o a un grupo social al que culpar por todos sus males. Hace unos meses se culpaba a Grecia por todos los problemas de Finlandia. Hoy se culpa al que parece solicitante de asilo. Nadie en la calle te pregunta por qué estás aquí o cuál es el motivo de tu estancia en estas tierras y lo que haces por esta tierra. Las consecuencias del endurecimiento de opiniones, del discurso confrontativo de los políticos populistas y que están en contra de la migración, las sufrimos por igual  aunque aportemos sudor y lágrimas a la sociedad.

Del entendimiento a la aceptación hay un gran trecho. Todas las personas tienen derecho a andar libremente sin tener que someterse a agravios de ningún tipo, físicos o morales. Además, Finlandia y Suecia necesitan, especialmente, gente con educación universitaria y la actitud negativa hacia el que llega no aporta insentivos para el que piensa mudarse de su tierra y buscar un país donde trabajar con tranquilidad.

Es duro vivir el racismo y la marginación en carne propia. No se lo deseo a nadie. Ese tipo de personas sin escrúpulos y maleducada son una minoría. Una minoría que no representa el progreso. Hay un gran grupo de finlandeses y suecos que merecen ser mencionados y no solamente eso sino también admirados. Estos finlandeses y suecos trabajan como voluntarios con los refugiados, te miran a los ojos y te hablan como a un vecino, a un amigo con una sencilla sonrisa. Esa gente de gran corazón no grita en las calles ni hace número de lo que son. Por ellos vale la pena estar aquí.