Arturo Pérez Reverte: “Nuestra patria es la lengua española.”

Arturo Pérez reverte es un escritor y académico español con ideas frescas y valientes. Podemos estar de acuerdo con él o no, pero lo que le dijo en Guadalajara a Pablo de Llane, periodista del diario español El País del 5.12.2014, me ha gustado.

El título del escrito de Pablo de Llane es quizá la cita más importante de la entrevista que, a la vez,  podría considerarse como una idea visionaria del futuro de los llamados viejo y nuevo continente.  Hagan clic en esta cita, si quieren leer la entrevista completa: “Lo mejor que podemos esperar vendrá de América”.

Este es el artículo del diario El País. Este diario ya no lo venden en finlandia. Agradezco mucho a unos amigos que me lo trajeron de España.

Este es el artículo del diario El País. Este diario ya no lo venden en Finlandia. Agradezco mucho a unos amigos que me lo trajeron de España.

Pérez Reverte afirma que América Latina es el futuro y que Europa es el continente que envejece muy mal y arremete contra la Unión Europea diciendo que Europa está en manos de un grupo de representantes en Bruselas medio demagogos y medio analfabetas que están desmantelando 30 siglos de cultura. La verdad que me ha dejado perpleja, pero tiene algo de razón si tenemos en cuenta la forma de democracia que se practica en Europa. Para pasar a representar a una nación en Bruselas valen más los manojos de dinero que los candidatos invierten en grandes campañas publicitarias que la preparación e ideas de los candidatos.

Otra de las ideas que Pérez Reverte plantea es que al contrario de Europa, en América hay grandes cantidades de jóvenes abriéndose paso con vigor y esperanza. Los padres de familia en América y sus hijos confían todavía en que la educación abre pasos en la vida. Visto desde un país nórdico, también le doy en eso la razón. En el planeta existen pocas sociedades con tan buen sistema educativo como el de Finlandia sin embrago, y a pesar de las diversas alternativas que tienen los jóvenes, existe poca motivación para estudiar. La poca motivación es uno de los problemas del sitema educativo finlandés. Es decir que el respeto por la educación, a como dice Pérez Reverte, ha descendido.

Pablo de Llane le hace una pregunta que refleja el viejo estereotipo que se tiene en Europa sobre América y sobre Europa. De Llane pregunta: “Pero si la educación es la base ¿por qué comparar con América a un país como España, con más nivel educativo…?

Pérez Reverte responde: ¿Y quién te ha dicho a ti que España es un país más educado? Habla con un universitario mexicano y con un español y compara ideas, formación y lucidez. ”

Este es un tema muy interesante. Llevo como unos 15 años impartiendo clases de español a adultos finlandeses y cuando les digo que en la Universidad de Santiago de Cuba estudiábamos en el curso de literatura universal libros como “Los Siete Hermanos” de Aleksis Kivi y “Soldado desconocido” del también escritor finlandés Väinö Linna, ellos se asombran. Es que la educación de un pueblo no se mide por la cantidad de analfabetas sino por la cultura de los individuos. La preocupación de las personas por conocer y aprender de otras dice mucho del interés por la educación y la cultura. Es injusto e incluso absurdo pensar aún en nuestros días que América se ha quedado en el mismo estado de desarrollo que tenía al momento de la independencia de las naciones.

Lo mismo sucede con la lengua. Por experiencia afirmo que en Europa hay quienes consideran que el español correcto es el que se habla en España y, no el que se habla en todo el estado español, sino específicamente el de centro y norte de España. Los libros de enseñanza de español enfatizan la pronunciación de ese español hablado, por ejemplo en la región de Madrid, y poco se tiene en cuanta que ya en el sur de España, así como en Canarias, se pronuncia el español con acento propio de la región.

En los centros escolares de América, se nos enseñaba la gramática española que la Real Academia de la Lengua (RAE) ha mantenido. Se nos enseñaban también las variantes de la lengua en diferentes regiones lingüísticas del continente americano. Eso no aparece en los libros de Español que yo enseño y, a lo mejor estoy equivocada, pero dudo que en España se enseñe.

En Europa se hace una innecesaria diferencia entre el español de América y el de España. El origen del hispanohablante no determina su capacidad linguística y su amor y, ante todo, cuidado por la lengua. Me contaba una chilena, también maestra de español, que en España le han comentado que “Ud. habla muy bien español”. Pérez Reverte dice en la entrevista que ha visto muchos campesinos usando un vocabulario tan rico y tan decente que ya quisieran muchos.  Esas palabras de Pérez Reverte me han hecho recordar una conferencia en la que participé en la Universidad de Tampere hace ya muchos años. El conferencista era un filólogo español y uno de los participantes le preguntó  que, en su opinión, cuál era el español más puro, el mejor español. Este filólogo, cuyo nombre lamentablemente no recuerdo, respondió que en una de las montañas bolivianas había escuchado el mejor español que él en su vida había escuchado.

En grupos de personas de diferentes nacionalidades no existe ningún problema de comunicación usando la lengua española. A como decía Pérez Reverte, somos una patria sin fronteras ni ideologías. “Somos 500 millones de compatriotas con una bandera legítima, el Quijote. “Nuestra patria es la lengua española.”

Nací en Nicaragua y siempre que se habla de ese rincón del planeta, me interesa. A Pérez Reverte le preguntan sobre su relación con América y él dice que su relación es larga. “…he visto muchas causas perdidas y muchas grandes palabras que luego han terminado en números de circo, como la revolución nicaragüense”. Mejor no lo ha podido decir. Nicaragua pasa de unas tragedias a otras y eso aún no tiene fin, independientemente de las limosnas que a veces recibe el pueblo.

 

Anuncios