Finlandia no ha reconocido nada

Me refiero a las noticas que andan por el mundo de que Finlandia podría ser el primer país en reconocer la independencia de Cataluña.

Este tipo de noticias han aparecido después de que el diputado finlandés, Mikko Kärnä, del Partido de Centro (keskusta), el mismo partido político que lidera el jefe del gobierno finlandés, Juha Sipila, escribiera en un tuit así: “Felicitaciones a la República independiente de Cataluña. La semana que viene propondré una moción en el Parlamento de Finlandia para su reconocimiento”.

Hoy Kärnä se ha apresurado a aclarar que esa es su postura personal y no la del gobierno de Finlandia. En Finlandia solamente el Presidente, previa presentación del gobierno, puede reconocer la independencia de otro país. Claro que los diputados de Finlandia pueden expresar su opinión al respecto. De todas formas, creo que este señor metió la pata. No es lo mismo que nosotros, los ciudadanos corrientes, tomemos partido en un asunto tan delicado como la soberanía de otro estado o que lo haga un diputado.

Claro está que durante este fin de semana también en Finlandia se ha discutido mucho sobre el problema catalán. Puedes ir a mi diario en finés a ver los comentarios, si te interesa. En base a todo lo que he leido en Finlandia, quizá por falta de conocimientos de las lenguas española y catalana o por eso de la información al intante, de hoy en día, mucha gente no se adentra en la historia y toma partido a favor o encontra con argumentos bastante débiles. El otro problema es que las grandes casas de noticias no tienen corresponsales fijos en España. Las noticias son, por lo general, de las agencias. Vale la pena decir que Jyrki Palo, periodista finlandés que recide en Madrid ha escrito buenos análisis para Yle, la empresa de radiodifusión de Finlandia.

El mismo Sr. diputado Kärnä dice que como él viene de Laponia, una región marginada de Europa, se solidariza con la también marginada Cataluña. Puede ser falta de conocimientos o simplemete populismo, pero no se puede comparar la posición geográfica de Cataluña con la muy distante Laponia. Además el desarrollo económico de Cataluña comparado con el resto de España es completamente otro que el desarrollo de Laponia y Finlandia.

Otro orgumento que dicen los finlandeses, que apoyan el separatismo catalán, es que el proceso independentista de Cataluña se parece al proceso independentista de Finlandia de hace 100 años. Finlandia era una nación subyugada y sometida por el Gran Imperio de Rusia y con muy pocos derechos. Hablar de la gran dependencia de Cataluña de España o de la marginación de los catalanes, es una buena propaganda separatista que no tiene tanto que ver con la realidad.

El tercer argumento y quizá el más popular es que la violencia del 1.10. no es aceptable y que por eso hay que permitir que los catalanes se independicen. La violencia es inaceptable. Eso está claro.

También hay muchos finlandes que opinan que lo más acertado sería un proceso independentista como el de Escocia. Es decir, que los catalanes deberían votar libremente. El disco sigue dando vueltas.

También es muy cierto que existe un gran número de finlandeses muy despiertos y respetuosos que evitan tomar partido en el asunto. Muchos de nosotros (me incluyo) esperamos que los acontecimientos se desenvuelvan con toda calma y que la paz y la normalidad vuelvan tanto a Cataluña como a toda España.

Up1

En Uppsala fui a una exposición sobre  Ana Frank (Annelies Marie Frank), la niña alemana con ascendencia judía que escribió un diario donde cuenta como pasó más de dos años escondida de los nazis en Amsterdam. En esta piedra gravada por Kristian Lund podría leerse simplemente PAZ.

 

 

 

 

Anuncios