Gobierno de Finlandia en crisis

Según las últimas noticias, el gobierno de Finlandia se disuelve por imposibilidad de colaborar con la recién electa dirección del partido Los Verdaderos finlandeses.

Ya el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, lo decía por la mañana: se trata de valores humanos. No es lo mismo estar en contra de la política migratoria, de la inmigración que estar en contra de las personas y negarles su valor como persona.

Ahora esperamos si el primer ministro Juha Sipilä es capaz de formar un nuevo gobierno con partidos de la oposición o si se organizarán nuevas elecciones parlamentarias.

Saarikoski

En la foto, el periodista Saska Saarikoski dice que esperamos que Juha Sipilä demuestre de qué está hecho. Tener racistas en el gobierno ennublarían la imagen de la centenaria Finlandia en el extranjero.

Anuncios

Ranking de los países más ricos del planeta

De vez en cuando leo diarios de diversos países latinoamericanos. Hago eso cuando sucede algo en dichos países o por mera curiosidad. Hoy hice clic en la página web del diario chileno El Mercurio. Valió la pena porque casi me caigo de la silla al leer la noticia sobre el ranking de los países más ricos y próperos del planeta.

En “el top 10” aparecen los de siempre y de esperar como Estados Unidos, Canadá y los queridos países nórdicos. Lo que francamente me hizo reir es el argumento con el que se justifica la novena posición de Finlandia. Escribe El Mercurio que “debido a su excelente gobierno (quinto mejor en el planeta), Finlandia se mantiene entre los mejores lugares para vivir. Sin embargo, bajó un lugar respecto a 2014 debido al declive de su economía.”

Con lo del declive económico estoy completamente de acuerdo. También estoy parcialmente de acuerdo en que Finlandia es un buen país para vivir. Digo bueno porque la barrera de la lengua y de la cultura es como de acero para muchos latinoamericanos que vienen con ganas de quedarse a vivir.  Ahora bien, eso de que el gobierno de Finlandia sea excelente, es casi un disparate para muchos finlandeses que viven de cercar el acontecer porlítico de su país.

El gobierno anterior ha sido considerados como los más débiles que han existido en el país. Eso lo demuestra el triunfo del Partido de Centro, mayor partido de oposición en la legislatura anterior, en las elecciones parlamentarias de hace unos meses.

No culpo al Mercurio por esa información. Creo que el diario no tenie suficientes recursos disponibles para un análisis crítico de los datos ofrecidos por ese bendito ranking. Lo curioso es que esos analistas ingleses pasen por alto la realidad política de Finlandia o crean en los datos ofrecidos.

Ranking

Del diario chileno El Mercurio.

El multiculturismo lo hacemos todos

Muchas personas que fuera de Finlandia han dado seguimiento a las noticias políticas de este país nórdico, saben de la existencia de un partido populista y, hasta cierto punto, de ultra derecha que se autollama Verdaderos Finlandeses o “Autenticos Finlandeses”, “Perussuomalaiset” en finés.

Ayer y hoy las redes sociales y los medios de difusión se han desbordado de comentarios acalorados sobre un escrito, en inglés, de un parlamentario de dicho partido en su cuenta de Twitter.

Este parlamentario es el presidente de “Suomen Sisu ry” una asosiación que se autodefine como nacionalista y cuyo objetivo es “el mantenimiento de la identidad “nuestra” en un mundo cada vez más global y mezclado.” Entre algunas de sus actividades, aparecen la lucha en contra de las influencias negativas de la inmigración.

Immokulpa

Ayer escribí sobre el tema en mi dirio en finlandés en Uusi Suomi. El artículo ha recibido ya unos 300 cometarios, ha sido recomendado como 35 veces y distribuido en Facebook casi 900 veces. Abajo dejo la traducción:

Guerra contra nosotros.

Hace solamente un mes, el parlamentario de los Verdaderos Finlandeses, Olli Immonen, aparecio en una foto con un grupo ultraderechista junto a la tumba de una persona que realizó una ejecución con motivos políticos.

Immonen sueña en su cuenta de twitter con una “nación fuerte y valiente  que sea capaz de acabar con la pesadilla llamada multiculturismo.

Esta repugnante burbuja en la que viven nuestros enemigos va a ser pronto rota en millones de pedazos pequeños.
Estos son los días que dejarán, por siempre, huellas en el futuro de nuestra nación. Tengo una gran fé en mis compañeros de combate. Vamos a luchar hasta el final por nuestra patria y la nación finlandesa auténtica. La victoria será nuestra.”
En la página web de la entidad “Väestöliitto” dicen que en Finlandia viven, en estos momentos, unas 55 000 parejas de dos culturas y aumentan en 3000 cada año. Unos 160 000 niños y niñas viven en familias de dos culturas.   Cuando a esas cifras se agregan todas la personas que no pertenecen a esa Finlandia monocultural que Immonen admira, el grupo formado por nosotros los “no deseados” es muy grande. ¿A dónde seremos enviados, nosotros los que seremos vencidos? ¿A la tumba?
El parlamentario Jyrki J. Kasvi, de Los Verdes, escribió en su muro de Facebook: “A través de la presente, informo que nunca perteneceré a “esa nación única auténtica” declarada por Immonen. Entonces, espero invitación a los campos de concentración donde seremos ajuntados nosotros, los finlandeses no auténticos, para trámites posteriores.”

¿Señores, Timo Soini (Ministro de Exteriores y Secretario General de los Verdaderos Finlandeses), Juha Sipilä (Primer Ministro de Finlandia y Secretario General del Partido de Centro, “Keskusta” en finés) y Aleksander Stubb (Ministro de finanzas y Secretario General del Partido Conservador, “Kokoomus” en finés), qué van a hacer para que nosotros, los que vivimos día a día y en la práctica en multiculturismo, nos sintamos aceptados y seguros en la sociedad finlandesa? ¡Contra nosotros han declarado una guerra y el que ha declarado la guerra es un parlamentario de un partido perteneciente al gobierno de Finlandia!

En estas estamos y al traducirles este texto, el Ministro de Finanzas, Alexander Stubb, está en rotundo desacuerdo con las palabras de este parlamentario de los Verdaderos Finlandeses. Somos, pues, ya muchos los que hemos cerrado filas por el futuro de las generaciones venideras, por el futuro de nuestros hijos y de esa Finlandia abierta que muchos amamos.

¡Que se vaya tu madre!

Durante esta semana me he visto envuelta en un diálogo muy activo sobre la islamofobia y el racismo.

En el texto que escribí sólo hace unos días les contaba sobre la elección de algunas personas euroescépticas y otra que está en contra de los musulmanes para cargos en el nuevo gobierno y en el parlamento de Finlandia.

El domingo por la tarde hice una síntesis de ese escrito en mi diario en finés. En dicho escrito preguntaba, por ejemplo, al Primer Ministro de Finlandia, sobre la incongruencia de esa elección de cargos con lo escrito en el programa de gobierno sobre la intolerancia hacia el racismo. Además, las ideas de esas personas, en cargos políticos de importancia,  están en contra del espíritu de la Carta Magna de Finlandia.

Aún no he recibido respuesta de tan distinguida persona. Eso sí, el artículo despertó mucho interés en la opinión pública a tal extremo de que un eurodiputado de los así llamados “Finlandeses Verdaderos” dio a entender que si no estaba de acuerdo con la persona elegida como presidenta del parlamento que podría irme, al igual que los somalíes, a Somalia. Es que para este señor los somalíes son como una espina en su zapato.

Claro que debía reaccionar y dejar claro que este señor y sus amigotes que tanto enarbolan la bandera de la libertad de expresión, se molestan cuando se les critica. Es decir que para ellos, la libertad de expresión es solamente para los que opinan de la misma manera, como en los sistemas totalitarios. No he calculado el número de mensajes que he recibido. Hablo de decenas de ciudadanos finlandeses que me apoyan y estimulan a seguir luchando a favor de principios como la libertad de expresión, libertad de culto y el derecho de todos los ciudadanos de expresarse independiente del lugar donde hayan nacido.

Finlandia, sigue la tendencia de los demás países industrializados, donde la población envejece y se necesita mano de obra activa y calificada para enfrentar los retos económicos. Muchísimos inmigrantes, como yo, han estudiado, trabajado, formado familia, abonado sus impuestos, entregado su sudor, lágrimas y hasta su amor por esta sociedad. Es pues absurdo decirle a los inmigrantes que trabajamos y construimos esta sociedad que tomemos nuestras maletas. En el diario en finlandés, una señora escribió que “si le dicen a Ana que se vaya de Finlandia, se lo dicen a todos los inmigrantes como ella y en ese caso también yo, ciudadana finlandesa nacida en Finlandia me iría con ellos. Finlandia perdería mucho”.

La verdad que me han impregnado de coraje esas palabras, al igual que todas los hermosos mensajess de apoyo que he recibido. Ahora con toda seguridad  vine a escribir un poco sobre eso que ha sucedido y no encontré otras palabras más acertadas para el título de este escrito que las palabra de Leonel Rugama. Solamente cambiando el “que se rinda tu madre” por el “que se vaya tu madre.”

El 15 de enero de 1970 murió en Nicaragua el joven poeta Leonel Rugama. Rugama pertenecía al Frente Sandinista de Liberación Nacional y desde la clandestinidad luchaba contra la dictadura de Anastacio Somoza. Rugama y sus hermanos de lucha fueron atacados en una casa de seguridad en Managua. Murió luchando contra un batallón del Ejército Nacional de Nicaragua. Dicen que cuando los guardias le gritaban que se rindiera, Leonel Rugama les contestaba: ¡Qué se rinda tu madre!

Finlandia y su nuevo gobierno

Hoy ha tomado posesión el nuevo gobierno de derecha de Finlandia.

Le pregunté a un amigo finlandés que como él decribiría la Finlandia de hoy, teniendo en cuenta las nuevas caras en el gobierno y en demás cargos altos del país y su respuesta es comprensible: “Finlandia es como una animal herido y atascado en el fango de una zanja profunda.”

El miércoles se dio a conocer el programa del nuevo gobierno y sigue los mismos senderos que los programas de austeridad y recortes de la endeudada Grecia. Es que Finlandia lleva ya unos años en caida económica y con un aumento de su deuda externa.

A pesar de que los partidos miembros del nuevo gobierno: el Partido de Centro (Suomen Keskusta), el Partido Nacional de Coalición (Kansallinen Kokoomus) y los Finlandeses Verdaderos (Perussuomalaiset), prometieron durante la campaña electoral no hacer recortes en la educación, en el nuevo programa aparece que de dicha actividadserá recortada en 600 millones de euros.

En síntesis, los recortes del nuevo gobierno repercutirán en los finlandeses y finlandesas con escasos recurso, dejando con toda tranquilidad a los que ganan y tienen más. Podrán participar voluntariamente en el mejoramiento de la economía pública, ha dicho el ya nuevo primer ministro.

Internacionalmente hay tres decisiones importantes y es la de recortar la ayuda de desarrollo y la de cobrar matrículas a los estudiantes universitarios que vengan de los países no pertenecientes a la Unión Europea. Además se hará un estudio sobre la participación de Finlandia en la OTAN.

Hasta ahora, los verdaderos finlandeses dirigidos por el euroescéptico Timo Soini, habían enarbolado la bandera de los más desposeidos, pero al parecer por puro oportunismo político.

En el nuevo gobierno, dirigido por el ingeniero y millonario Juha Sipilä, hay ministros con antecedentes curiosos: el ya mencionado euroescéptico Timo Soini es ahora el Ministro de Relaciones exteriores, Anne Berner (del Partido de Centro) es una directora de empresa que se postuló en el último minuto al parlamento y fue elegida. Es novata en la vida política nacional. Berner es Ministra de Transporte y Comunicaciones.

El concoicido ex primer ministro Alexander Stubb (del Partido Nacional de Coalición) es ahora el Ministro de Finanzas. Muchos esperaban que, por su experiencia, él fuera el Ministro de Relaciones Exteriores.

Al mando del Ministerio de Justicia y a la vez del Ministerio del Trabajo está Jari Lindström. Nadie cuestiona la elección de este ex trabajador de una industria papelera como Ministro del Trabajo. En la historia de Finlandia solamente ha existido un Ministro de Justicia sin estudios y titulación en su área de trabajo. Lindström ha cursado solamente la enseñanza básica, es decir la primaria y la secuendaria, y luego ha estudiado una carrera técnica. Lindström tendrá que trabajar mucho para conevencer a los ciudadanos en esa labor tan importante en la nación.

Como si todas estas nuevas caras con posiciones derechistas y hasta cierto punto conservadoras no fuera poco, hoy el Parlamento de Finlandia a legido a Maria Lohela (Finlandeses Verdaderos) como Presidenta del Parlamento.

Lohela se ha caracterizado por una fuerte islamofobia. En su diario ha dicho, por ejemplo, que los musulmanes pueden profesar su religión en su país pero que no tienen que criticar a los cristianos. Pregunta que por qué los musulmanes vienen a Finlandia. Como si los musulmanes vinieran por su religión y no porque se ven obligados a abandonar sus países de orígenes por conflictos militares, por ejemplo. Además en la Carta Magna de Finlandia se reconoce la libertad de culto.

Hoy, la oposición, de forma unánime, votó en contra de la elección de Lohela. Otra de las causas del voto de la oposición es que, en contra de la costumbre política nacional, esta vez no se eligió como vicepresidente a un representante de la oposición. Esto ha sido valorado como un retroceso democrático.

Hoy, un par de ciudadanos con pancartas fueron a las puertas del parlamento a manifestarse en contra de la xenofobia y el racismo.

Mielenosoitus

Manifestantes frente al edificio del Parlamento de Finlandia.

Sin duda alguna, la Finlandia en la que hoy vivimos ha cambiado y, política- e internacionalmente, no para bien.

Sipilä

Juha Sipilä es el nuevo Primer Ministro de Finlandia. Es una persona con una imagen positiva. Lo decriben como tranquilo y colaborador-

Primer ministro de Finlandia anuncia que renunciará a la jefatura de su partido y del gobierno

Sin que nadie lo esperara y como mera sorpresa sabatina, recibe ayer el pueblo finlandés el anuncio del actual primer ministro, Jyrki Katainen, de que en junio próximo ya no se postulará como candidato a la presidencia del Partido Conservador (Kokoomus) y que a la vez renunciará de su cargo como primer ministro de la república.

Katainen de 42 años, lleva ya 10 años como presidente de su partido. Tarea que asumió en momentos en que el Partido Conservador sufría baja popularidad. Durante el período de Jyrki Katanen, la popularidad de su partido creció y vence en todas las elecciones.

En las elecciones parlamentarias de abril de año 2011, seis partidos políticos pasan a formar parte del gabinete gubernamental encabezado por Jyrki Katainen. Ese gobierno de coalición ha enfrentado grandes problemas no sólo por las diferencias ideológicas entre los partidos que lo componen, sino también por el difícil contexto económico nacional e internacional.

En el plano nacional, la gran reforma a los servicios sociales y de salud, permanece casi estancada la mayor parte del período gubernamental, encontrando una salida, gracias a la colaboración y propuestas de los partidos opositores. Sí, así como lo pueden leer, en Finlandia, la oposición y el gobierno también se sientan juntos a dialogar y negociar por el bien de la nación.

Hace unos día se dio a conocer una amplia lista de medidas económicas para reducir la gran deuda del país. Entre esas medidas está incluida el recorte a las prestaciones sociales que se otorgan a las familias con hijos pequeños. En protesta a esas medidas, el partido Alianza de Izquierda renuncia al gobierno.

Además, dentro del Partido Socialista, segundo partido en importancia en el gobierno de Katainen, se esperan futuros cambios. Un descontento de la membresía por la polícica practicada en el gobierno y por la falata de popularidad descendiente de dicho partido, encabezado por Jutta Urpilainen (actual ministra de finanzas) hace inminente su cambio dentro de dos meses, cuando se realice la asamblea de los socialdemócratas.

Quizá por la política practicada por el gobierno y por la crisis económica que sufrimos, tanto nacional como continental e internacional, el gobierno finlandés se tambalea y la popularidad del Partido de Centro (Keskusta) aumenta. El partido populista liderado por Timo Soini también mantiene una buena popularidad.

Ante este cuadro político, el anuncio de renuncia del primer ministro resulta comprensible. Katainen aspira a un cargo internacional. Dice querer ser miembro de la Comisión Europea, cargos a los que aspiran aquellos que se postulan como candidatos al Parlamento Europeo. Katainen, sin embargo, dice no postularse como candidato para eurodiputado. Quizá se trate de otro cargo internacional ya casi seguro. Ya el tiempo dirá de qué cargo se trata.

Gobierno de coalición de seis partidos políticos

De amarillo, Jutta Urpilainen y a su lado, con corbata azul, el primer ministro Jyrki Katainen.

Recortes sociales en Finlandia

Hace dos días el gobierno de Finlandia anunció una serie de medidas económicas con las que se pretende reducir el déficit en unos 1500 millones de euros. Según el plan de austeridad del gobierno del conservador Jyrki Katainen, 800 millones de euros serán ahorrados reduciendo los gastos públicos y 700 millones de euros aumentado los impuestos. Tenemos pues que apretarnos los cinturones.

Entre los recortes sociales, el que más ha causado controversias es el de reducir el subsidio mensual que se entrega a las familias con hijos menores de 17 años. Es un subsidio cuya historia data de después de la Segunda Guerra Mundial. Fue instaurado para ayudar principalmente a las familias con pocos ingresos. Hoy día, el subsidio es entregado a todas las familias con hijos, independientemente de los ingresos familiares.

No es el único recorte que afecta a las familias con hijos pequeños. En Finlandia, generalmente, cuando los hijos están pequeños se adquiere un hogar. Esto significa que las familias con hijos pequeños generalmente pagan deudas bancarias. Muchos ciudadanos consideran que no es el momento adecuado para recortar las prestaciones sociales a las familias porque eso influye de forma negativa en el poder adquisitivo y de tal manera la economía no recibirá ese empujón que tanto le hace falta. Llevamos ya dos años en recesión económica y el número de desempleados sigue en aumento.

Otro recorte negativo es el del subsidio de desempleo que también afecta a las personas con menos ingresos.

Hoy el Partido Socialdemócrata y Los Verdes anunciaron que quieren que se estudie de nuevo el recorte al subsidio mensual para las familias con hijos. Ya hace dos días la Alianza de Izquierda que formaba parte del gobierno (de coalición de 6 partidos políticos) de Jyrki Katainen, salió del gobierno en protesta por los recortes que considera injustos.

Desde el año 2011, la Alianza de Izquierda venía apoyando una serie de decisiones en contra de los principios de sus miembros. Ya era tiempo que salieran del gobierno. No porque no quieran participar en la toma de decisiones sino porque no apoyan el tipo de decisiones que se hace en el gobierno. Por lo menos hay ya un partido político que ha dicho no.

Imagen

En la foto, el gobierno vigente hasta hace dos días con ministros de 6 partidos políticos.