Dos muertos en ataque terrorista de Turku

Ayer, al caer la tarde, un hombre de 18 años de edad y originario de Marruecos, ha apuñalado a 10 personas en el centro de la ciudad de Turku. Dos de las víctimas han muerto.

El atacante llegó a Finlandia a comienzos del año pasado como solicitante de asilo.

Entre los heridos, que han sido atendidos en el hospital local, hay tres víctimas extranjeras: una víctima con nacionalidad sueca, otra británica y una  italiana. 8 de las víctimas son mujeres y dos varones. Ambos varones apuñalados se enfrentaron al atacante. Las víctimas y el atacante no se conocían.

Un agente de la policía disparó al atacante en las piernas. Según la policía, el atacante está bajo cuidado médico al igual que cuatro de las víctimas.

La primera de las víctimas era una madre que paseaba con su bebé que dormía en su cochecito o carrito. Se me contrae el corazón al pensar en esta injusticia. Sin duda alguna, no soy la única consternada y que ha perdido el sueño pensando en esta tragedia.

Las reacciones no se han hecho esperar y, para bien y para mal. Hay quienes reaccionan de una forma constructiva y mirando al futuro y hay quienes, en los medios sociales, se dedican a buscar culpables.

Ayer y hoy he participado en un seminario del Ayuntamiento de Lohja. Hoy por la mañana el alcalde de Lohja (no es un cargo político en esta municipalidad) decía que solamente sabemos de un culpable, el que ha atacado.

Este es el primer ataque terrorista que la policía finlandesa investiga como tal. Con anterioridad en Finlandia han ocurrido varios casos de violencia en las escuelas. Quizá debido a esas duras experiencias, ayer en Turku las autoridades actuaron con mucha efectividad. La labor de la policía no hubiera sido tan exitosa sin la valentía de los civiles que se enfrentaron al atacante, poniendo en peligro hasta su propia vida.

Anuncios

Luces de paz

El sábado, me desperté y abrí la tele para leer, como de costumbre, las noticias. Me desperté en una pesadilla tan real como la realidad misma: las noticias sobre los atentados de París.

Los profesionales de los medios de difusión son conscientes de que lo que acontece cerca nos conmueve más que aquello que sucede lejos. No es lo mismo que entre las víctimas de una catástrofe exista un familiar o un deconocido.

Los ataques terroristas en París se siente en Finalndia muy de cerca. Como los palestinos siente muy de cerca lo que pasa con su gente en Israel o los guatemaltecos se conmueven de las masacres ocurridas en México. Están ellos allí, cerca, y eso de que “yo y los míos pueden ser la próxima víctima” conmueve y preocupa. Explico esto porque ahora muchos afirman que la solidaridad es selectiva y que los medios de difusión son los culpables de que así sea. Me parece que no es el momento adecuado de buscar culpables y crear muros entre los que aún son solidarios. Los medios de difusión publican lo que queremos leer, oir y ver, aunque claro que siempre se puede mejorar la diversidad noticiosa. Además, la audiencia debería leer, oir y ver de manera crítica y decidir libremente su objetivo de solidaridad. Una cara en Facebook con los colores de la bandera de Francia es uso de la libertad de palabra y no un mero acto de marginación o desprecio de otras víctimas, como algunos afirman. El que llores por tu familiar muerto no significa que te importe un comino la muerte de tu vecino o de aquella persona con la que no tuviste nunca nada que ver.

Durante el fin de semana he escrito dos artículos en finés y he recibido muchos comentarios sobre los atentados en París. De forma general, puedo decir que en Finlandia se está muy consciente del peligro global del terrorismo. La solidaridad con el pueblo francés y todos los pueblos que sufren las secuelas del terrorismo, es latente.

kynttilät

Ayer domingo, en Helsinki, representantes de las diferentes religiones existentes en el país, también musulmanes, marcharon en el centro de la capital por la paz y en contra del terrorismo. También, ayer domingo, muchos finlandeses encendieron velas en honor de las víctimas del terrorismo.

A mí, de vez en cuando, se me pasa la mano y hoy hice este corazón de luces en el balcón de mi casa.

Corazón

Como todos los noviembres, mi vecino ha puesto su conejito de luces. Yo le decía a mis hijos que es el conejito de la paz porque en Finlandia vivimos en paz.

Conejito

La peor de las armas de guerra

Hoy este mundo parece más tenebroso que ayer. No es para menos con los ataques terroristas ocurridos anoche en París.

Sabemos que hay muchas víctimas y una víctima en vano es demasiado.

Muchos piensan ahora que dado a que Francia es un aliado de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo que Francia es objetivo terrorista. Seguramente que muchos demandarán que Francia deje su guerra anti-terrorista. Francia no hará eso, sino todo lo contrarrio.

Muchos piensan ahora que como a Europa han llegado miles de solicitantes de asilo de países en guerra , que las fronteras hay que cerrarlas inmediatamente. Los terroristas pasan murallas si es que tienen que pasarlas. Es cierto que ahora no hace falta más que decir en las fronteras que uno es solicitante de asilo y lo dejan pasar. No estoy en contra de que los solicitantes de asilo sean entrevistados y ayudados en su país de origen. Lo cierto es también que esas mismas personas que aclaman por que los refugiados sean atendidos en su lugar de origen no quieren hacer ni el más mínimo esfuerzo para ayudar a los refugiados en los campos de refugiados. La situación precaria de los campos de refugiados de Syria, Irak, Grecias, etc. no es una noticia nueva. Casi nada se ha hecho.

En el mundo de hoy se puede evitar la entrada de unos cuantos terroristas a un país determinado. Lo que no se puede evitar fácilmente es que los propios ciudadanos, vivan en el país donde vivan, no asuman posiciones radicales o comentan acciones terroristas.El proselitismo y la propaganda practicada por los grupos terroristas y extremistas en Internet se conoce desde hace años. Sería, sin embargo, ridículo exigir que para evitar el terrorismo se cierre internet.

No podemos saber lo que piensa otra persona y por eso un terrorista es el arma de guerra más letal y traicionera. El terrorista riega miedo y lleva a la guerra a zonas pacíficas y lejos de los conflictos. Todo el planeta es el campo de guerra del terrorismo.

Las personas, sin embargo y lamentablemente, no son las únicas terroristas. Cuando un país deja caer los cargamentos fatales de sus aviones de guerra “tan efectivos y exactos” en poblaciones civiles, lo vemos como una acción propia de la guerra y no como un acto terrorista. También algunos estados usan el terror en la lucha, unas veces por la democracia y otras veces por la libertad.

Lo más triste es que las personas inocentes que escapan de las zonas de guerra, no se imaginan que van a parar a otro tipo de zona de guerra, donde el terror y el odio predominan. No se le debería dar ni el más mínimo espacio a un mundo impregnado de odio. La violencia y el odio crean más violencia y odio.

paris

Foto y comentarios del muro de Facebook de Canal 15, canal de televisión de Nicaragua. Nuestra solidaridad con Francia.

Si alguien quiere leer en finés, puede hacer clic en este enlace: Sota-aseista pahin